Israel lleva a cabo los primeros derribos de viviendas palestinas del año

Se trató de ocho unidades residenciales, una estructura para el cobijo de animales, una letrina portátil y dos cocinas, cuya demolición ha causado el desplazamiento forzoso de 86 personas, 59 de ellas menores.

Archivo EFE

Las autoridades israelíes llevaron a cabo ayer y hoy en Jerusalén y Cisjordania las primeras demoliciones del año de estructuras y viviendas palestinas, lo que ha provocado el desplazamiento de al menos 86 personas, informaron a la agencia Efe fuentes humanitarias.

El lunes se derribaron doce estructuras en las comunidades de Bir Al Maskub y Wadi Sneysel, en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este, según un análisis preliminar de fuentes humanitarias que pidieron no ser identificadas. (Lea: Palestinos se vacían el bolsillo para levantar casas demolidas de atacantes)

Se trató de ocho unidades residenciales, una estructura para el cobijo de animales, una letrina portátil y dos cocinas, cuya demolición ha causado el desplazamiento forzoso de 86 personas, 59 de ellas menores. "La mayor parte de estas familias ya vio derribadas sus estructuras en el mismo lugar en abril y agosto de 2016", señaló la fuente.

Bir Al Maskub es el precario hogar de la tribu beduina Yahalin y la familia Bseis y acoge a unas treinta familias (alrededor de 250 residentes). En Wadi Sneysel residen solo seis familias (unas treinta personas), también de los beduinos Yahalin y la familia Salamat, según la ONG israelí Bimkom.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) informó hoy en su cuenta de la red social Twitter sobre nuevas demoliciones en la localidad palestina de Jirbet Tana, en el norte de Cisjordania y al este de Nablus.

Según la OCHA, 2016 fue el año con mayor número de demoliciones israelíes en los territorios ocupados en los últimos siete ejercicios, con 1.089 derribos de propiedades palestinas que provocaron, al menos, 1.593 desplazados y afectaron los medios de subsistencia de 7.101 personas.

"Estas son las cifras más altas de demoliciones y desplazamientos en Cisjordania desde que la OCHA comenzó a registrarlas en 2009", indicó la oficina en un comunicado.

La mayoría de las estructuras fue destruida o confiscada por carecer de permisos israelíes para su construcción que, según la ONU, son en muchos casos prácticamente imposibles de conseguir.

Consultada por Efe, la Alcaldía de Jerusalén no facilitó a tiempo información sobre las demoliciones en la ciudad.

 

Temas relacionados