Japón volvió a energía nuclear desde crisis de Fukushima

Entre una opinión pública muy dividida Kansai Electric Power puso en marcha el reactor No 3.

Japón volvió a la energía nuclear por primera vez desde el accidente atómico de Fukushima en marzo de 2011, al reactivarse el reactor Nº 3 de la central de Ohi (oeste), pese a la oposición de ciudadanos traumatizados.

Aunque existe una opinión pública muy dividida y manifestaciones recurrentes, Kansai Electric Power puso en marcha ese reactor, según varios medios de comunicación japoneses.

La reacción en cadena debe ser confirmada el lunes 2 de julio y la producción de electricidad comenzará el miércoles 4 de julio.

El 16 de junio, la empresa recibió el aval de las autoridades locales y del primer ministro para poner nuevamente en servicio los reactores Nº 3 y Nº 4 de Ohi. Inmediatamente inició los preparativos.

La municipalidad de Ohi, la prefectura de Fukui (la provincia donde se encuentra el reactor) y el gobierno central, consideraron que esos reactores podían ser reactivados de forma segura basándose en pruebas de resistencia ratificadas por las instancias de control. Todo esto a pesar de advertencias de los sismólogos y de que las obras de consolidación contra sismos y tsunamis habrán terminado dentro de tres años.

"Mi responsabilidad es proteger a los ciudadanos", afirmó el primer ministro, Yoshiko Noda.

El mandatario prometió que hará "todo lo que esté a su alcance para que no se produzca otro accidente como el de Fukushima", incluso en el caso de una nueva catástrofe natural. Sin embargo, insistió en que "la energía nuclear es una fuente de electricidad crucial".

La decisión final sobre la reactivación del reactor se tomó por consideraciones fundamentalmente económicas, ya que la falta de energía nuclear estaba provocando restricciones del consumo perjudiciales para las empresas.

Además, la necesidad de importar más petróleo y gas natural para hacer funcionar a pleno régimen las centrales térmicas estaba inflando la compra de mercancías al extranjero y generando un enorme déficit comercial.

La reactivación del reactor Nº 3 es la primera de una unidad atómica en Japón desde el accidente de Fukushima.

El accidente fue provocado por un sismo y un maremoto que devastaron el litoral del noreste de Japón el 11 de marzo de 2011.

Tras el accidente, los 50 reactores nucleares del archipiélago fueron detenidos. De momento, sólo las unidades 3 y 4 de Ohi han sido autorizadas a reanudar su servicio, tras superar los exámenes técnicos y no pocos obstáculos políticos.

Además de una petición que sumó de momento más de 7,5 millones de firmas, los dos últimos viernes decenas de miles de japoneses se manifestaron delante de la residencia del primer ministro en Tokio para expresar su oposición a las centrales nucleares.

"Soy madre de un niño pequeño y estoy embarazada del segundo, me gustaría que puedan crecer en un entorno seguro", dijo el viernes una de las manifestantes.

Desde hace tres días, a gritos de "no a la reactivación", cientos de opositores recalcitrantes bloquean el acceso a la central de Ohi para intentar impedir que se reanude el funcionamiento.

El temor es que el caso de Ohi relance la reactivación de otros reactores en el país. Los opositores al átomo consideran que no existen todas las estructuras necesarias para impedir los accidentes, destacando que todos los reactores están cerca del mar y en zona sísmica.

Temas relacionados

 

últimas noticias