Kaavan, el elefante que se volvió asunto de Estado