Kenia, conmocionada después del ataque yihadista

Familiares de los 148 estudiantes asesinados en una universidad keniana por yihadistas somalíes shebab, intentaban este viernes obtener información sobre sus seres queridos, mientras se conocían detalles sobre lo ocurrido.

Estudiantes que lograron ser rescatadas se consuelan mutuamente en el campamento militar de Garissa. EFE

Este ataque en la universidad keniana de Garissa ya es considerado el más mortífero en Kenia desde el perpetrado por Al Qaeda contra la embajada estadounidense en 1998, en el que murieron 213 personas y que conmocionó a todo el país. Ayer, un grupo de yihadistas somalíes shebab atacaron a la comunidad universitaria y hoy, viernes, se conoció que el número de víctimas aumentaba. En total murieron 142 estudiantes, tres policías y tres militares, informó el ministro keniata de Interior, Joseph Nkaissery.

El ministro Nkaissery prometió que el país no se dejará "intimidar por los terroristas" y que será capaz de "ganar esa guerra". Los shebab, vinculados a Al Qaeda, asaltaron en la madrugada del jueves el campus de la universidad de Garissa (noreste), a unos 150 kilómetros de la frontera somalí, donde estudian cientos de jóvenes originarios de distintas regiones. El asalto, que derivó en una feroz toma de rehenes, duró hasta la noche, cuando las fuerzas gubernamentales abatieron a los cuatro asaltantes.

Este viernes, centenares de supervivientes y familiares se agolpaban ante las rejas de la universidad, acordonada por las fuerzas de seguridad. En el interior, se recogían los últimos cadáveres y el ejército rastreaba el campus para asegurarse de que ya no había ningún peligro."Estoy tan preocupado, tengo un hijo que estaba entre los estudiantes atrapados en la universidad y no tengo noticias suyas desde ayer", explicó Habel Mutinda, entre sollozos y quien añadió que ya intentó identificar el cuerpo entre los muertos.

Unos 70 cuerpos llegaron este viernes a la morgue de Nairobi y se sumaron a los 20 trasladados la víspera. Unas 100 personas, sin noticias de sus familiares, esperaban larga y dignamente para poder identificar los cadáveres, observando fotos de sus caras o sus cuerpos. Según la Cruz Roja, los cuerpos serán repatriados a la capital.

'No tememos la muerte' 

Unos supervivientes contaron este viernes cómo se divirtieron los shebab con sus rehenes antes de matarlos: los hicieron moverse entre charcos de sangre o llamar a sus padres para pedirles que reclamaran la retirada de las tropas kenianas de Somalia. Algunos estudiantes se untaron con sangre de sus amigos ejecutados para hacerse pasar por muertos, mientras los islamistas iban de habitación en habitación en busca de nuevas víctimas.

"'No tememos la muerte, para nosotros va a ser como unas vacaciones de Pascua', gritaban los asaltantes en swahili, antes de disparar", contó Salias Omosa, de 20 años, un estudiante traumatizado. Los shebab sorprendieron a los estudiantes mientras dormían, les lanzaron granadas y les dispararon con armas automáticas. En primer lugar, mataron a decenas de jóvenes de forma indiscriminada, antes de separarlos en musulmanes y no musulmanes. Luego perdonaron la vida a los primeros y retuvieron a los segundos. 

Maureen Manyengo, una superviviente de 21 años, explicó que se escondió en un armario. "Oí cómo los asaltantes decían a mis amigos: 'No os preocupéis, os vamos a matar, pero nosotros también moriremos'", dijo. "También les oí decir: 'Sólo estaréis en seguridad cuando vuestro presidente retire a los soldados de Somalia'". Los shebab, debilitados por la intervención de la fuerza militar de la Unión Africana (Amisom) en Somalia, han llevado a cabo espectaculares operaciones de guerrilla en su país, pero también una serie de atentados en Kenia, en represalia por la implicación de ese país en la Amisom. Su ataque más sangriento en Kenia fue el asalto al centro comercial Westgate en Nairobi, donde murieron 67 personas, en septiembre de 2013.La prensa keniana lamentaba este viernes que se ignoraran, una vez más, las advertencias de los servicios de inteligencia, como ocurrió con el ataque del Westgate.

Temas relacionados

 

últimas noticias