Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia: Marta Lucía Ramírez, su vicepresidenta

hace 2 horas

Kerry, rumbo a Ginebra para unirse a negociaciones nucleares con Irán

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia también se unió al ciclo que parece estar en su estapa final.

El secretario de Estado de EE.UU. John Kerry./ EFE

 El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, viajará este viernes a Ginebra para unirse a las negociaciones con Irán sobre su programa nuclear, tal como anunció la portavoz del Departamento de Estado.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, llegó esta tarde a Ginebra para participar también en esas negociaciones, que parecen estar en su etapa final.

Un grupo de seis potencias, el denominado G5+1 (Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido y China más Alemania), negocian desde el miércoles con Irán la forma de garantizar los fines pacíficos de sus actividades nucleares.

Según detalló la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en un comunicado, tras "consultar" con la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, y con el equipo negociador que está en Ginebra, Kerry tomó la decisión de viajar.

El objetivo de ese viaje es "continuar ayudando a reducir las diferencias para acercarse a un acuerdo", anotó Psaki.

La actual es la tercera ronda de negociaciones del G5+1 con el equipo iraní formado tras la llegada al poder, el pasado agosto, del presidente de Irán, Hasán Rohaní, quien ha mostrado claras intenciones de resolver la confrontación con Occidente debido a las actividades nucleares de su país.

Además de Lavrov y Kerry, también se prevé la llegada a Ginebra en las próximas horas del ministro de Exteriores chino, Wang Yi.

El último gran punto pendiente para llegar a un acuerdo se refiere a la planta iraní de agua pesada de Arak, que está en construcción y donde se generará plutonio, un elemento que puede ser utilizado de forma alternativa al uranio enriquecido para la fabricación de una bomba nuclear.

Francia ha reclamado que se detenga por completo la edificación de esa planta, mientras que Estados Unidos se conforma con un compromiso de que no será activada por el momento.

"Esperamos que pueda alcanzarse un acuerdo", comentó este viernes en su rueda de prensa el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.