KFC se disculpa con menor que fue expulsada de su restaurante

La cadena estadounidense se refirió al caso y ofreció ayuda a la familia de la niña luego del incidente.

Foto tomada de la pagina de Victoria's Victories en facebook.

Victoria Wilcher, una niña de tres años que fue atacada por tres perros hace un par de meses mientras visitaba a su abuelo Donald Mullins, quien fue acusado de maltrato infantil al permitir la agresión por parte de los canes.

La menor sufrió graves heridas en su cuerpo, especialmente en su cara, y requirió de varias intervenciones quirúrgicas para poder reconstruir parte de su rostro. Sin embargo, la pequeña perdió la visión de su ojo derecho.

Semanas después de la recuperación, Victoria fue con su abuela Kelly Mullins a un control médico y de ahí salieron para un restaurante de KFC en Jackson, Mississippi, donde un empleado de la reconocida cadena le pidió a Mullins que se retirara del establecimiento por el aspecto de la cara de la pequeña.

"Ella estaba con una sonda en ese momento... pensé que solo podría tragar (el puré). Ellos nos dijeron: 'Tenemos que pedirles que se retiren porque su cara está molestando a nuestros clientes'. (Victoria) entendió exactamente lo que dijeron". Según Mullins, la pequeña lloró durante todo el camino a su casa.

Una vez los padres de Victoria se enteraron de lo sucedido, acudieron a las redes sociales para relatar lo que había pasado con su hija en la página Victoria's Victories, pagina que también utilizan para seguir recaudando fondos para terminar el tratamiento en su totalidad.

Las reacciones no se hicieron esperar y rápidamente la cuenta en Facebook alcanzó más de los 170 mil ‘me gusta’ y así mismo el apoyo de los internautas quienes rechazaron totalmente la actuación de KFC.

Por otra parte, la cadena de comidas pronto se disculpó e indicó que donaría US$30.000 dólares para apoyar los tratamientos de la menor.

"La familia entera de KFC respalda a Victoria", dijo el vocero de la compañía, Rich Maynard.

Luego de esto, Kentucky Fried Chicken ofreció disculpas a la menor en su Facebook, seguido de un comunicado en el que rechaza las actuaciones de su empleado a quien investigarán.

"Tan pronto como nos enteramos de esto, inmediatamente empezamos una investigación, ya que este tipo de acciones hirientes e irrespetuosas no serán toleradas por KFC... Independientemente del resultado de nuestra investigación, nos hemos disculpado con la familia de Victoria y estamos comprometidos para apoyarlos".

Sin embargo, las disculpas no son suficientes para el daño que le causaron a Victoria quien se avergüenza de su apariencia, "Cuando vamos a una tienda, ella no quiere ni siquiera salir (del carro). Tiene tres años y está avergonzada de su apariencia... Odio eso porque no debe ser. No es su culpa", asegura la abuela de la menor.

Temas relacionados