"Khamis Gadafi ha muerto"

Según Al Jazeera, las fuerzas del Consejo Nacional de Transición de Libia ya identificaron el paradero del depuesto líder Muamar Gadafi, que, aseguran, será capturado en 48 horas.

A Khamis Gadafi la muerte lo había visitado varias veces. La primera, el 28 de julio, cuando se informó que el menor del clan Gadafi había sido alcanzado por las bombas de la OTAN en la ciudad libia de Zliten. La segunda, el 29 de agosto, durante los enfrentamientos con los rebeldes en la capital libia. Entonces, el Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano político de la rebelión, anunció su muerte. Pero Khamis apareció en un video y, según las fuerzas gadafistas, seguía siendo el comandante de la Brigada Reforzada número 32, popularmente conocida como la Brigada Khamis, el equipo mejor entrenado y equipado del ejército libio.

Y la tercera, y última según el CNT, fue ayer. Los rebeldes dicen que esta vez sí están seguros. “Khamis Gadafi ha muerto”, aseguró el portavoz militar de los rebeldes, Ahmed Omar Bani, quien agregó: “Cayó en combate en Tarhuna, a 90 kilómetros al suroeste de Trípoli”. Con la confirmación de su muerte y la huida de tres hijos de Gadafi, sólo faltaría encontrar a Saif al Islam, la cara mediática del régimen; Saadi, exfutbolista; Mutasim, jefe del Consejo de Seguridad Nacional, y al dictador Muamar Gadafi.

Khamis, de 28 años, era considerado el más sanguinario del clan. Cuando estallaron las revueltas en Libia, se encontraba en Estados Unidos como becario de Aecom, una firma de ingeniería dedicada al diseño global, con sede en Los Ángeles. El hijo menor del líder libio viajaba con cierta frecuencia a San Francisco, Los Ángeles, California, Chicago, Houston, Washington y Nueva York, a reuniones con empresas de alta tecnología, universidades y contratistas de defensa.

Según revelaron cables de Wikileaks, Khamis era el hijo preferido del dictador y en el que más confiaba. Por eso lo puso al frente de la brutal represión contra los manifestantes en Bengasi y lo encargó de megaproyectos, como la construcción del río artificial en Libia y el entrenamiento de las fuerzas que aún siguen leales a Gadafi.

Son estos hombres los que les han impedido a los rebeldes capturarlo. Bani cree que el dictador ya huyó a otro país. Sin embargo, el canal de noticias Al Jazeera informó que fuentes del CNT ya habían identificado el paradero del despuesto líder y se alistaban para capturarlo en 48 horas.

Gadafistas en pie

A pesar de que ya tienen el reconocimiento internacional, los rebeldes aún no han conseguido doblegar a los gadafistas que resisten en distintas localidades del país, reveló hoy el portavoz militar Ahmad Omar Bani. Sirte, Bani Walid, Yifra y Sebha son los puntos de mayor resistencia.

El último escondite

Bani Walid, al sureste de Trípoli, es, según los rebeldes, el último escondite de Gadafi y de alguno de sus hijos. El hasta ahora líder libio podría haber buscado allí la ayuda de la mayor tribu del país: los warfala, que siguen siéndole fieles. El CNT anuncia la toma de esta ciudad en 24 horas.

Lejos fin de violencia

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, advirtió que “no se ve el fin” de la violencia en Libia, al tiempo que invitó a incorporar a las fuerzas que representan los exdirigentes libios al proceso de reconciliación nacional en el país norafricano.

Lazos estrechos

La prensa británica publicó documentos que revelan la cercanía entre el Reino Unido y Muamar Gadafi: interrogatorios a sospechosos de terrorismo en Libia, intercambio de información y hasta ayuda en la tesis doctoral de Saif al Islam, de manos del exprimer ministro Tony Blair.

Temas relacionados