Kofi Annan visita a Irán

El enviado de la ONU y la Liga Árabe buscará implicar a Teherán en la búsqueda der una solución pacífica al conflicto sirio.

Además de Rusia y China, aliados del régimen sirio y miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU que vetan cualquier iniciativa del organismo multilateral para imponer sanciones en común y asfixiar al régimen de Damasco, Irán es el tercer punto en el triángulo que protege al régimen de Bashar al Asad y complica cualquier acción de la comunidad internacional para salvar a los civiles y garantizar una transición política en el país árabe que se convulsiona hace 16 meses. Este lunes Kofi Annan, el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para solucionar el conflicto sirio, llega a Teherán para buscar ser respaldado en su causa. 

Annan lpisará suelo iraní después de reunirse con Al Asad en siria, en un encuentro que el enviado internacional calificó como “constructivo”. Annan ya ha pedido reiteradamente, sin éxito, que Irán fuera asociado a las discusiones internacionales sobre Siria, por considerar que ese país podría tener influencia sobre el gobierno de Damasco, del que es el principal aliado. El vicecanciller iraní, Hosein Emir Abdollahian, dijo el domingo que Irán había "presentado sugerencias a Kofi Annan" y que el país "podría ser una parte de la solución al problema sirio".

Annan trata de implicar a Irán en la solución del conflicto, a pesar de que americanos y europeos se oponen, porque mantienen una disputa con los persas por los supuestos fines militares de su programa nuclear. Occidente, además, ha acusado a Irán de apoyar con personal y arsenal militar a las tropas de Al asad, autoras de una represión que ha dejado más de 16.500 muertos en 16 meses de enfrentamientos.

Annan ya había visitado Teherán el pasado 10 de abril para recabar, en vano, de las autoridades de Irán apoyo para su plan de paz.