La larga batalla por el destino final de CAP

Carlos Andrés Pérez murió el 25 de diciembre de 2010, pero una disputa legal entre sus familias en Miami y Caracas lo mantuvo en una cripta temporal durante diez meses.

“Carlos Andrés Pérez llega a la patria que lo vio nacer para sembrarse de nuevo. CAP no va a ser enterrado, va a ser sembrado como un hombre que se ofrece a las nuevas generaciones (...) un hombre que desde la tumba va a seguir luchando para defender la democracia venezolana”, aseguró el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, quien viajó a Estados Unidos para acompañar el regreso de los restos mortales del exmandatario.

Tras 12 años en el exilio, Carlos Andrés Pérez, de 88 años, murió el 25 de diciembre de 2010 de un infarto en la ciudad de Miami (EE.UU.). Sin embargo, su cuerpo no pudo ser sepultado porque sus familias en Miami y Caracas iniciaron una larga batalla legal para decidir cuál sería su destino final. El exmandatario nunca se separó legalmente de su esposa, Blanca Rodríguez de Pérez, por lo que ella y sus cinco hijas reclamaron ante la justicia el derecho de llevar el cuerpo a su país natal. Por su parte, su compañera de los últimos años, Cecilia Matos, con quien también tuvo dos hijas, pedía que CAP fuera sepultado en Miami, donde había vivido los últimos años. La disputa, que duró casi diez meses, llegó hasta los estrados judiciales, que el pasado 17 de septiembre determinaron que CAP volviera a Venezuela.

Los restos de Pérez llegaron al aeropuerto internacional de Maiquetía el martes en la noche en un vuelo de la aerolínea Delta, que partió desde Atlanta (EE.UU.). Miles de personas, incluidos sus adversarios políticos, recibieron al fallecido expresidente, cuyo cuerpo fue trasladado a la sede de su partido Acción Democrática (AD), del que fue expulsado en 1994, tras haber sido acusado de corrupción, destituido y encarcelado por orden de la Corte Suprema de Justicia. El lugar estaba decorado con fotos del exmandatario y también fueron instaladas grandes pantallas donde se transmitían imágenes de Pérez en sus tiempos de intensa actividad política.

Pérez será enterrado hoy en el Cementerio del Este después de que se realice una misa en la iglesia católica La Chiquinquirá, en Caracas. Su féretro será llevado “en hombros” a lo largo de unos 60 kilómetros y pasará por una zona residencial del este de la capital hasta el camposanto. No está previsto que el expresidente reciba honores oficiales durante su funeral.

Un presidente polémico
Pérez fue una figura polémica. Undécimo de los doce hijos de un modesto cafetero de origen colombiano, Pérez nació en Rubio, un pueblo ubicado en la cordillera andina, muy cerca de la frontera colombiana, el 27 de octubre de 1922. Durante su primer gobierno, entre 1974 y 1979, administró la más grande bonanza petrolera. Enfrentó dos intentonas de golpe de Estado: el primero el 4 de febrero de 1992 (durante su segunda presidencia), encabezado por el entonces teniente coronel y hoy gobernante Hugo Chávez, quien fracasó y fue encarcelado; y la otra el 27 de noviembre del mismo año. Pero fue un año después de las intentonas que se inició el camino al ocaso de este líder involucrado en política desde los 15 años. La Corte Suprema de Justicia inició en mayo de 1993 un juicio por supuestas irregularidades en el manejo de fondos de la partida secreta. En agosto de ese año, Pérez fue destituido por el Congreso. Luego él y su compañera sentimental, Cecilia Matos, fueron acusados de ocultar dinero público en cuentas abiertas en Nueva York. Debido a ese caso, Pérez salió de Venezuela en 1999 y vivió como prófugo de la justicia entre Miami, Nueva York y República Dominicana.

 

últimas noticias

El voto electrónico en Brasil

La bodega de la muerte en México