¿Qué le dejó la Cumbre de las Américas a Panamá?

La VII Cumbre de las Américas logró reunir a los 35 estados miembros de la OEA y enterró el último vestigio de la Guerra Fría en el continente.

Agencia EFE

La pregunta que se hacían muchos panameños días antes de la megacumbre internacional, con cuatro foros paralelos oficiales y al menos cuatro más al margen, era ¿qué nos dejará esta reunión?, pero hoy muchos exultantes, incluyendo los medios locales, elogian el encuentro "histórico" porque reunió a Cuba y Estados Unidos.

Aunque no se suscribiera la propuesta cartilla de 8 compromisos para la acción, que alcanzó el 90 % de consenso según el presidente panameño, Juan Carlos Varela, la opinión valora positivamente la cita porque los mandatarios Barack Obama y Raúl Castro encontraron el ambiente propicio para romper con más de medio siglo en que los gobernantes de EE.UU. y Cuba no se reunían en una cumbre americana.

La vez anterior fue el 22 de julio de 1956, también en Panamá y en plena Guerra Fría, cuando Dwight Eisenhower y Fulgencio Batista participaron en una cita convocada por la Organización de Estados Americanos, en ese entonces integrada por 21 países.

El ministro de Turismo de Panamá, Jesús Sierra, calculó en unos 50.000 los extranjeros que acudieron esta semana a Panamá para alguna de las citas celebradas en el país, por lo que calculó en unos 80 millones de dólares los ingresos en divisas.

En tanto,el presidente de la Cámara de Turismo de Panamá, Jaime Campuzano, proyectó en más de 100 millones de dólares los ingresos, según su testimonio al diario local La Estrella, basado en que, en promedio, la ocupación hotelera fue del 85 %, más de 20 puntos porcentuales respecto a hace pocas semanas atrás.

Y es que en Panamá coincidieron esta semana todas las tendencias e ideologías, pues a la VII Cumbre de las Américas le precedieron los foros continentales de rectores, de la juventud, de la sociedad civil y empresarial.

Además, el movimiento de izquierda y sindical celebró su Cumbre de los Pueblos, una especie de contracumbre a la que acudieron los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, de Ecuador, Rafael Correa y de Bolivia, Evo Morales.

Asimismo, los aborígenes convocaron su V Cumbre de Abya Yala (el nombre indígena de América), los afrodescendientes, las mujeres y la familia desarrollaron otros foros y se inició el Festival Internacional de Cine de Panamá.

Para el dirigente de los derechos humanos y empresario Roberto Troncoso, a pesar de algunos "discursos incendiarios", en la cumbre hubo "mucho respeto" a los derechos de "expresión, asociación y libertad de pensamiento".

Desde su perspectiva, "el sueño de Bolívar, se vio realizado y Panamá fue quien hizo la convocatoria", señaló hoy en su cuenta de Twitter.

Por su lado, el exministro de Agricultura y dirigente opositor Laurentino Cortizo resaltó que "se discutieron los grandes temas y Panamá fue un gran anfitrión".

El exvicepresidente panameño Samuel Lewis consideró que Panamá se destacó por muchas cosas: organización, tolerancia, hospitalidad y amor de Patria.

Mientras que la vicealcaldesa de la capital, Raisa Banfield, sostuvo en la red social que "En #CumbrePanamá era muy ambicioso pensar que, además de reunirlos a todos, establecer puentes entre EUA y Cuba después de 50 años, hubiese acuerdos".

El mandatario panameño, Juan Carlos Varela, resaltó que "hoy el pueblo americano inauguró una nueva era de unidad y Panamá lo celebra".

Mientras el secretario general electo de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, señaló en un tuit enviado a Varela que los mandatos presentados al final de la cumbre sobre "educación, seguridad ciudadana y democracia, son claves" para el futuro del organismo.

Varela también se reunió con Obama, con sus colegas de Perú, Ollanta Humala, cuyo país será el anfitrión en 2018 de la VIII Cumbre; Colombia, Juan Manuel Santos; y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

 

 

últimas noticias

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump

El judío que le enseñó oratoria a Hitler