¿Le gustaría vivir en la suite que construyó un narco brasileño al interior de una cárcel?