Líderes europeos, preocupados por la llegada de Trump, se reunieron con Obama