'Listos para trabajar en el posconflicto colombiano'

Federica Mogherini asegura que su país está dispuesto a ayudar a Colombia en caso de que se logre firmar la paz con las Farc.

Federica Mogherini, ministra de Relaciones Exteriores de Italia, durante una clase magistral en Chile. / EFE

Esta es la primera visita de un ministro de Relaciones Exteriores de Italia en 21 años, un hecho que, según Federica Mogherini, encargada de la diplomacia italiana, es señal de la cercanía que quieren establecer ambos países en materia de reconstrucción en un eventual posconflicto y de cooperación en sectores como infraestructura y energía.

Mogherini también se refiere a la crisis migratoria que sufre Italia por cuenta de la oleada de inmigrantes africanos que la usan como puerta a Europa y la cual se ha convertido en una tragedia moderna con soluciones complejas y de largo aliento.

¿Cuáles son las soluciones que Italia ha planteado ante el influjo de migrantes africanos hacia territorio europeo?

Las migraciones tienen orígenes complejos, desde el crecimiento demográfico, los conflictos, las violaciones masivas de los derechos humanos y desequilibrios económicos, hasta la pobreza y la desocupación. Por lo tanto, es sobre las causas de este fenómeno que una política con visión de futuro debe intervenir a largo plazo. Mientras tanto, hay una emergencia que afrontar con miles de clandestinos que cruzan el Mediterráneo y utilizan a Italia como puente para ingresar a Europa, arriesgando sus vidas. Frente a este drama, el pasado 18 de octubre Italia lanzó la operación humanitaria y de vigilancia Mare Nostrum, que ha permitido salvar más de 60.000 migrantes en dificultad y el arresto de más de 200 contrabandistas. Para nosotros, salvar vidas es la prioridad y por eso el gobierno Renzi decidió prorrogar la misión.

¿Cómo debería trabajar la Unión Europea en conjunto para solucionar esta crisis?

El presidente elegido de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha hecho del tema una de las prioridades de su acción para los próximos cinco años. Hoy es a Italia en particular a quien le toca la responsabilidad de acoger a los miles de migrantes que atraviesan el Mediterráneo, aunque quien llega tiene como meta final otro país. En cambio, desde hace tiempo hemos adoptado una política migratoria común: sirve un fortalecimiento de la Agencia Europea para la coordinación en la gestión de las fronteras (Frontex), una corresponsabilidad en acogida, pero sobre todo sirven normas homogéneas acerca del derecho de asilo. El Mediterráneo no es sólo el límite meridional de Italia, es el límite de toda Europa.

¿Cuál es la agenda de Italia con los países de donde provienen los migrantes africanos? ¿Hay una agenda común para solucionar este tema?

En el ámbito del semestre de presidencia del Consejo UE, Italia tiene la intención de emplear todos los instrumentos a disposición a nivel europeo, como los acuerdos con algunos países estratégicos y el diálogo regional. Ya se han firmado acuerdos con Marruecos y Túnez. El verdadero problema es Libia: desde allí transita y sale la mayor parte de los migrantes, pero mientras en Trípoli no existan instituciones estables con las que podamos trabajar, será difícil disponer de medidas conjuntas para el control de las fronteras. También por esto Italia está empeñada en sostener la difícil transición democrática de Libia. En tanto, el 27 de noviembre, en Roma, se llevará a cabo la IV Conferencia Ministerial Euro-Africana sobre Migración y Desarrollo, que reunirá países europeos, de África Occidental, Central y Mediterránea para tratar temas migratorios.

¿Cómo analiza el papel de la Unión Europea frente a las crisis de Ucrania?

La comunidad internacional ha solicitado en diversas ocasiones a Rusia la ayuda para llegar a una solución pacífica del conflicto, apelación que hasta ahora ha sido aceptada sólo con palabras y no con hechos. La tragedia del avión de Malaysia Airlines fue un giro y debería haber empujado a Moscú a dar una respuesta adecuada, una plena colaboración para investigaciones profundas e imparciales y, tal vez, finalmente un verdadero compromiso para un diálogo político. No fue así y la Unión Europea respondió en forma unánime y fuerte. Italia siempre ha afirmado la necesidad de una solución política y diplomática de la crisis ucraniana y las sanciones no han sido nunca concebidas como fin de las mismas. Pero no se pensaba dejar pasar en silencio todo lo sucedido en los últimos meses y contamos con que Moscú comprenda que debe cambiar de dirección.

¿Cuál es el objetivo de su visita a Colombia?

Mi participación en la ceremonia de posesión del presidente Santos es una señal precisa, como primera visita de un ministro de Relaciones Exteriores italiano después de 21 años, de la voluntad de retomar e intensificar en todos los campos las relaciones entre Italia y Colombia. Hemos visto con gran admiración los esfuerzos hechos para la apertura de las negociaciones de paz, así como las reformas en las cuales el Gobierno está comprometido, también en el ámbito de la OCDE. Es tiempo de nuevas relaciones internacionales basadas en la promoción y protección de valores y bienes primarios como la paz, el ambiente, la energía y el desarrollo sostenible.

¿Italia estaría interesada en participar en un eventual proceso de posconflicto en Colombia?

Ciertamente. Italia ya está apoyando los esfuerzos del presidente Santos para poner fin al conflicto. Por consiguiente, estamos comprometidos directamente con la asistencia de la labor de desminado a favor de la población civil, tanto en ámbito Unmas como en ámbito OEA. Además, personal especializado de las Fuerzas Armadas colombianas está participando en un recorrido de adiestramiento coordinado por nuestra Defensa y financiado por el Istituto Italo Latino Americano. Estamos listos para trabajar con ustedes en el posconflicto en todos los sectores en los cuales Italia pueda dar su aporte al crecimiento de Colombia y fortalecimiento del país en el contexto bilateral e internacional.

¿Qué posición ha tenido Italia en el debate acerca de la exención de visas Schengen para colombianos?

Italia se manifestó a favor de la propuesta, recientemente aprobada en Bruselas, de poner en marcha una ruta que permita liberalizar el régimen de visas Schengen con Colombia. Puedo decir desde ahora que la presidencia italiana de la UE dedicará atención prioritaria a los debates técnicos para dar curso a la propuesta.

Temas relacionados