Llega la ayuda humanitaria a Gaza

La Franja trata de ponerse en pie tras la ofensiva que cobró más de 2.000 vidas palestinas y destruyó cerca de 17.000 casas.

Un camión con productos para los refugiados. /AFP

En seis años Gaza ha vivido tres guerras. La última, quizás la más grave de todas por el número de muertos y la destrucción, terminó el martes con un alto al fuego negociado en Egipto. Desde entonces los habitantes de la Franja intentan volver a la normalidad en un lugar destrozado por los bombardeos.

En el intento, muchas familias se encontraron con que no pueden regresar a sus casas. 17.000 quedaron completamente destruidas o sufren daños que las hacen inhabitables. Más de 5.000 inmuebles necesitaran reparaciones que durarán más de un año.

Asimismo, más de 150.000 palestinos dependen de la ayuda alimentaria que proporcionan tanto la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) como el Programa Mundial de Alimentos, cuyos empleados pudieron cruzar el paso de Rafah el jueves, por primera vez desde que en 2007 Israel impusiera un férreo bloqueo económico y un estricto asedio militar que han estrangulado la Franja.

El alto el fuego permanente ha significado un alivio para las poblaciones de Gaza y el sur de Israel, pero también el inicio de una batalla dialéctica entre el Gobierno israelí y el movimiento islamista Hamás, que controla Gaza, para arrogarse una dudosa victoria política y militar.

Anoche, tanto el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, como el líder político del movimiento islamista en Gaza, Ismail Haniye, pronunciaron discursos triunfalistas. Pero según un sondeo publicado por el diario Haaretz, el 54% de los israelíes creen que no ha habido ganador alguno, mientras que otro 25% confía en la victoria de su país y 16% más la atribuyen a Hamás.

Aún así, el 42% de los israelíes consultados creen que Netanyahu es todavía el político que mejor puede desempeñar el puesto de primer ministro, frente al 12% que prefiere al líder laborista Yizhak Herzog. Igual respaldo -un 11%- tienen los dos líderes ultranacionalistas que se han opuesto al acuerdo de alto el fuego permanente sellado el pasado martes, los ministros de Exteriores, Avigdor Lieberman, y de Economía, Naftalí Bennett.


Primera ayuda

La ayuda humanitaria y productos de consumo comenzaron a ingresar el jueves en la Franja de Gaza. Las pérdidas materiales fueron enormes. Cerca de 500.000 gazatíes -un cuarto de la población- fueron desplazados por la guerra. Unas 100.000 personas necesitan urgentemente soluciones para realojarse, indica la ONU. El bloqueo que asfixia la economía del enclave impide la entrada de numerosos materiales de construcción. Israel no deja pasar productos que puedan servir para fabricar armas, especialmente cohetes, o construir túneles utilizados para atacar al estado hebreo.

Sin embargo, tras el acuerdo que propició el alto el fuego bajo patrocinio egipcio, Israel se comprometió a flexibilizar este cerco económico en torno a Gaza. Israel indicó que los pescadores de Gaza podrán faenar hasta 6 millas náuticas (11 kilómetros) en lugar de las 3 actuales, y posteriormente se ampliará a 12 millas. Israel aseguró también que flexibilizará las restricciones a la entrada de bienes y autorizó el tránsito de la ayuda humanitaria y algunos materiales de construcción por los pasos de Erez et Kerem Shalom.

En Kerem Shalom era visible una larga fila de camiones que intentaban cruzar el jueves. La mayoría estaban cargados con mercancías para las tiendas de Gaza, y otros llevaban las siglas de la agencia de la ONU para la ayuda a los refugiados palestinos (UNRWA), y traían ayuda humanitaria. En cambio no se veía ningún material de construcción.

Los israelíes controlan todos los pasos fronterizos de Gaza, salvo el paso de Rafah, que une el enclave con Egipto. El miércoles, por primera vez desde 2007, un convoy de ayuda humanitaria del PAM (Programa Mundial de Alimentos) pudo atravesar la frontera egipcia para ingresar en la Franja de Gaza, con suficientes alimentos para 150.000 personas durante cinco días. Mas de 200 toneladas de ayuda humanitaria de Arabia Saudita, sultanato de Omán y Turquia, entraron también por Rafah a la Franja de Gaza.

Temas relacionados