Los alcances del EI

La brutalidad con que el Estado Islámico quemó vivo a un piloto jordano provocó que la coalición internacional intensificara los ataques.

Familiar de una víctima del Estado Islámico, grupo que siembra el terror en el norte de Irak, durante el entierro colectivo de víctimas de los islamistas. / AFP

La brutalidad del Estado Islámico (EI) comienza a preocupar. No sólo son los videos en los que decapitan periodistas o le prenden fuego al piloto jordano. Según información de organismos de derechos humanos en Londres y Siria, los yihadistas han lapidado a más de 40 mujeres en Irak, han asesinado cerca de 50 gays —a los que lanzan vivos desde altas construcciones— y han crucificado y enterrado vivos a varios niños, según informó el Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Los pequeños parecen ser los que más están padeciendo la locura de los miembros del EI: la práctica común es venderlos como esclavos sexuales, convertirlos en asesinos y entrenarlos para cometer atentados suicidas. Amnistía Internacional ha verificado el secuestro masivo de mujeres y niñas.

Tras la publicación del video del piloto jordano envuelto en llamas, Estados Unidos ordenó aumentar la intensidad de los ataques contra el Estado Islámico, que fue derrotado en Kobane pero ha tomado fuerza en el norte de Irak, la península del Sinaí, Siria y, según denunciaron autoridades, Afganistán. Banderas negras del EI han comenzado a ondear en ese país en las últimas semanas. El portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, el contraalmirante John Kirby, explicó que “no respondemos directamente a estas muertes, aunque sean ciudadanos estadounidenses. Lo que vamos a seguir haciendo es degradar y destruir sus capacidades y continuar poniendo al EI a la defensiva”. Obama, por su parte, afirmó ayer que “ningún Dios aprueba el terror”, al condenar la brutalidad del EI. “La fe nos conduce a hacer lo correcto. Pero también vemos que la fe se malinterpreta y distorsiona (...), y algunas veces se utiliza como arma”, advirtió.

Sin embargo, otros países árabes, como Emiratos Árabes Unidos (EAU), parecen no tener la misma decisión. Luego de la captura del piloto jordano en diciembre, EAU decidió suspender sus ataques a Siria por temor a que sus propios pilotos pudieran caer en manos de los yihadistas. Su peso en la región estaría provocando que otros países consideren seguir el mismo camino.

“Todos los países árabes cambiaron su participación en la campaña tras la captura del teniente jordano”, le dijo al diario madrileño El País Theodore Karasik, un veterano analista de seguridad en Dubái. “Siguen apoyando plenamente la coalición, pero en misiones en las que se sienten más cómodos”, añadió, dando a entender que ya no ejecutan bombardeos. Salvo Jordania, ninguno de los implicados ha hecho ningún anuncio. El rey Abdalá dijo que la “guerra” contra los yihadistas “será implacable”.

Pero ¿qué buscan los yihadistas con los actos de salvajismo? Según expertos, el EI decidió mediatizar un “castigo inédito” para enviar un mensaje de terror disuasivo a sus enemigos árabes y occidentales. “El video del piloto jordano ardiendo en llamas apunta a aterrorizar a la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, que lanza ataques contra EI en Irak y Siria desde agosto de 2014, y en la que participa Jordania”, le dijo a AFP Romain Caillet, especialista en los movimientos yihadistas.

El mensaje del EI, según los expertos es: “sus hombres terminarán en videos aún más atroces, que traumatizarán por largo tiempo a la opinión pública”, agregó el especialista francés. Ningún jefe de Estado “tiene ganas de ver a un joven soldado terminar” de esa manera, señaló. “Se trata de una enorme oportunidad para el Estado Islámico de infligir el máximo dolor a la coalición, en particular a los países musulmanes que ayudan a Estados Unidos”, destacó Hassan Hassan, del Delma Institute, con sede en Abu Dabi.

Hay otros que apuntan que es más bien una escalada mediática por parte de los yihadistas, “ya que las decapitaciones terminaron banalizándose”, según Thomas Pierret, especialista en el islam contemporáneo de la Universidad de Edimburgo.

Las redes son un reflejo de lo que están causando los yihadistas con sus videos. Cientos de musulmanes llamaron a “quemar” los libros de ese ideólogo, pero en fondos yihadistas se difunden versos del Corán para justificar la ejecución, en particular un extracto de la sura (capítulo) Las Abejas (An Nahl): “Y si castigáis, hacedlo en la misma medida en que fuisteis dañados”. Pero religiosos que denuncian la barbarie de EI sostienen que el verso completo proclama “paciencia” ante el enemigo. Además recuerdan un hadiz (dicho atribuido al profeta Mahoma) que prohíbe la tortura y la muerte por fuego.

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas