Los candidatos desconocidos en la carrera presidencial en Estados Unidos

Jill Stein, Mimi Soltysik, Darrell Castle y Gary Johnson buscan la Presidencia con el apoyo de cuatro partidos independientes. Su influencia política y sus votantes son reducidos.

Una seguidora de la demócrata Hillary Clinton durante una congregación partidista en Norfolk (Virginia). / AFP
Una seguidora de la demócrata Hillary Clinton durante una congregación partidista en Norfolk (Virginia). / AFP

La carrera presidencial en EE. UU. tiene, en cuentas claras, dos rostros: Donald Trump y Hillary Clinton. Ambos representan el estamento bipartidista que ha gobernado por años en el país, y los medios han dedicado atención total a sus carreras y al progreso de su candidatura. Existen, sin embargo, otras candidaturas que se presentan como una alternativa al camino de dos vías que es común en la política estadounidense. Cuatro movimientos, los partidos Verde, Socialista, Constitución y Libertario, han presentado sus candidatos presidenciales tras realizar convenciones por su propia cuenta y organizar una plataforma de gobierno que va desde el progresismo ambiental hasta los fundamentos bíblicos como punto de partida para las decisiones públicas.

Más que candidaturas alternativas en un sentido positivo, fuera del statu quo de las propuestas convencionales, estos movimientos son escisiones de los dos partidos tradicionales, pero no se sienten representados por sus candidatos. Sin embargo, su fuerza política es mínima (ninguno tiene representantes en el Senado) y sus votantes se cuentan en menor cuantía que los partidos dominantes. Estos son los perfiles de los candidatos que estarán en las elecciones de noviembre.

Jill Stein

Candidata del Partido Verde. Activista política y médica, Stein ha sido gobernadora de Massachusetts en dos ocasiones (2002 y 2010) y ya fue candidata presidencial para las elecciones de 2012, cuando obtuvo poco más de 469.000 votos. Dice que los dos partidos tradicionales (“corporativos”) han convergido en uno solo. Sus planes son reducir el presupuesto de las Fuerzas Armadas a la mitad, impulsar energías renovables y crear un sistema de salud similar al Obamacare.

Darrell Castle

Candidato del Partido Constitución. Fue la fórmula vicepresidencial de su movimiento en 2008, sirvió por cuatro años en los marines y declara tener una fuerte convicción cristiana. Está a favor de asegurar las fronteras del país y del retiro de instituciones internacionales como las Naciones Unidas y la OTAN. Se opone a la guerra contra las drogas y al intervencionismo. Está en contra del aborto y de la financiación federal de Planned Parenthood, una institución que atiende los temas reproductivos.

Gary Johnson

Candidato del Partido Libertario.  Empresario y político, Johnson fue gobernador de Nuevo México durante ocho años como miembro del Partido Republicano. Quiso lanzarse como candidato de ese partido en 2012, pero pronto fue desplazado por el resto de candidatos y decidió continuar su carrera con el Partido Libertario. Por entonces recibió 1,2 millones de votos, el 1 % del voto general y la mejor votación del partido hasta ahora. Favorece una política fiscal conservadora con beneficios sociales.

Mimi Soltysik

Candidato del Partido Socialista de Estados Unidos. Fue uno de los codirectores de su partido entre 2013 y 2015. Soltysik y su fórmula vicepresidencial, Angela Walker, fueron elegidos en la convención del partido, en octubre de 2015. “No veo soluciones que vengan del capitalismo, como Bernie Sanders”, dijo en una entrevista. “El capitalismo es en sí mismo clasista, racista y sexista”. Busca el voto de los seguidores de Sanders, como una alternativa al programa de Clinton. Cree que aún hay lugar para una revolución nacional.