Presidente Duque pide reactivar circular roja a jefes del Eln que están en Cuba

hace 4 horas

Los cuatro momentos políticos de Keiko Fujimori

La favorita a ganar la presidencia de Perú, quien deberá ir a una segunda vuelta con Pablo Kuczynsk, ha tenido un largo camino en el mundo de la política, marcado por el legado de su padre.

AFP

 Los peruanos ya votaron. Keiko Fujimori fue la favorita tras el recuento de votos en las elecciones a la presidencia, sin embargo, la hija mayor del exmandatario Alberto Fujimori, hoy en prisión por crímenes de corrupción y de lesa humanidad, no alcanzó la mayoría necesaria e irá a segunda vuelta en contra de Pablo Kuczynski, de 77 años con inclinaciones de centro derecha. Pero el camino de Fujimori para ser hoy la favorita para estar al frente de Perú no ha sido corto ni poco convulso. Estos son sus cuatro momentos políticos. (Lea: Keiko, a un paso del poder en Perú)

Primera dama

El primer acercamiento político de la candidata presidencial fue a sus 19 años, cuando se convirtió en la primera dama más joven del Perú, y América, tras el divorcio de sus padres. Entonces debió sortear las acusaciones a favor y en contra de ella por haber ocupado el puesto de su madre, Susana Higuchi. Todo en medio de un trauma familiar, ésta denunció a hermanos y familiares del entonces presidente por comercializar donaciones provenientes de Japón destinadas a personas pobres. Tras dichos señalamientos, Higuchi denunció que había sido torturada “por órdenes superiores” en las mazmorras del temido Servicio de Inteligencia Nacional que dirigía Vladimiro Montesinos.

En medio del escándalo y su corta edad se ocupó de asuntos como liderar fundaciones o asistir a cumbres internacionales junto a las esposas de los jefes de Estado de América Latina.

Congresista

Para 2006, Fujimori inició otro de sus procesos políticos como congresista de la República por el departamento de Lima, una no muy buena carrera política que prosiguió sin muchos triunfos y a la sombra de su padre. Por mucho tiempo se dedicó a la defensa política del mismo y a enfrentar investigaciones como el origen ilícito del dinero con el que se financió sus estudios -pues se señaló que habían sido costeados con fondos públicos-, líos que opacaron iniciativas como el de la reducción de beneficios en casos de delincuencia organizada. En total presentó cerca de 20 proyectos de ley en su etapa de congresista, sin embargo, de estos solo fueron aprobados cerca de cinco.

Candidata

Keiko Fujimori se caracterizó por una veloz trayectoria, en concordancia a esto pugnó en 2011 por la presidencia con Ollanta Humala en balotaje. Sugerir el indulto a su padre le costó la elección aunque luego intentara distanciarse de la imagen de autócrata de este, quien el 5 de abril de 1992 dio un autogolpe con el que cerró el Congreso y tomó control de las instituciones del Estado reeligiéndose dos veces.

447.000 le hicieron falta para ganarle a Humala que triunfó con el 51,5% de los votos. Entonces Fujimori salió rápidamente ante la opinión pública a felicitar a su rival y tenderle su mano en pro del progreso de Perú. Esta derrota, según los analistas, fue la muestra para ella de que debía alejarse completamente del perfil autoritario con el que se identifica al fujimorismo.

Segundo intento

La candidata del partido Fuerza Popular siguió en la carrera a alcanzar la presidencia de Perú, esta vez con una visión de centro-derecha conectada con los sectores populares y más alejada del fujimurismo tradicional. Al mismo tiempo intentó despejar cualquier temor sobre el regreso del autoritarismo al país.
Al parecer esta nueva posición le ha dado frutos pues consiguió salir triunfante de sus segundo proceso electoral. Con el 82,6% de los votos escrutados, Fujimori lideró con 39,55% contra 22,11% que obtuvo su contrincante Pedro Pablo Kuczynski.

El pase a balotaje de Keiko y Kuczynski, visto con buenos ojos por los agentes económicos, hizo reaccionar a los mercados. La bolsa de valores de Lima trepó más de un 8% a media sesión y el sol, la moneda local, registró una leve recuperación frente al dólar.

En su primer mensaje tras los comicios, Keiko Fujimori habló de conciliación y de tender puentes con el electorado opositor y un sector de la población que realiza concurridas manifestaciones en su contra. "Este mapa que se ha dibujado nos muestra claramente que el Perú quiere la reconciliación, que no quiere más pelea (...) Tenemos que volver a pisar el acelerador del crecimiento para que llegue, sobre todo, a las poblaciones más alejadas", señaló.