Los gigantes de internet reclaman al Reino Unido

Yahoo, Microsoft, Google y Facebook pidieron transparencia al gobierno frente al acceso a los datos de sus usuarios.

Las cinco empresas de Internet más grandes del mundo han entregado una nota conjunta a parlamentarios británicos exigiendo una mayor transparencia del gobierno del Reino Unido al entregar datos de sus usuarios. Esta solitud al Comité Selecto de Asuntos de Estado se produce en un momento de debate global sobre la vigilancia masiva por parte los servicios de seguridad de EE.UU. y el Reino Unido, sobre la base de los documentos filtrados por el informante Edward Snowden. La nota dice que un aumento en la transparencia de la vigilancia de internet daría la confianza de que los poderes del Estado no están teniendo conductas abusivas.

La nota está firmada por Emma Ascroft, directora de política pública en Yahoo! en Europa; Becky Foreman, jefe de asuntos gubernamentales de Microsoft en el Reino Unido; Theo Bertram, director de políticas públicas de Google en Gran Bretaña; Sinead McSweeney, director de políticas públicas de Europa en Twitter y Simon Milner, director de política pública de Facebook.

Sus comentarios reflejan demandas para una mayor transparencia sobre las solicitudes de datos de Estado en EE.UU., donde la oleada del debate político sobre las revelaciones de vigilancia ha dado lugar a una serie de investigaciones de seguimiento, lo que obligó al gobierno de Barack Obama a considerar algunas reformas. Cabe notar que empresas de Internet han participado de dicho debate en Washington.

Se ha revelado que el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno- más conocido como GCHQ, uno de los tres servicios de inteligencia del Reino Unido- ha estado monitoreando cables de fibra óptica submarinos para tener acceso a grandes cantidades de tráfico de Internet a través de su programa 'Tempora'. Además, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EE.UU. ha estado recogiendo datos directamente desde los servidores de algunas empresas de Internet, incluyendo el contenido de mensajes de correo electrónico, historial de búsqueda, chats y transferencia de archivos. Sin embargo, las empresas de internet niegan saber que esto se estaba haciendo.

En su nota a los parlamentarios, no mencionan específicamente las filtraciones de Snowden sino que se refieren a la creciente preocupación pública sobre cuestiones de vigilancia: "Recomendamos que las solicitudes de datos de usuario realizadas por el gobierno del Reino Unido sean lo más transparentes posible. Cada una de nuestras empresas publica un informe de transparencia y la preocupación crece en todo el mundo por de la escalada de la vigilancia digital. Creemos que una mayor transparencia es importante en el fomento de un debate público total y el mantenimiento de la confianza de que los poderes no están siendo abusivos".

Este sentimiento de un aumento deseado de transparencia en la vigilancia mundial se intensificó hace cuatro meses, cuando el periódico británico, The Guardian y otros grupos de medios líderes como The New York Times y The Washington Post empezaron revelar los detalles de los programas de vigilancia secretos dirigidos por el GCHQ y la Agencia de Seguridad Nacional de Washington.

Ocho informantes, incluyendo Snowden, han sido procesados bajo la Ley de Espionaje de 1917, una reacción agresiva del gobierno de EE.UU., rara vez vista anteriormente. Snowden ahora reside en Rusia bajo asilo político y es considerado un prófugo de la justicia por las autoridades estadounidenses.

Él ha declarado este viernes que dio todo el material digital a los periodistas que había conocido en Hong Kong. En una entrevista reciente con The New York Times, dijo que sabía que al hablar de la vigilancia potencialmente ilegal que se está llevando a cabo por las agencias de vigilancia, sus esfuerzos "serían enterrados para siempre", y que "sería sido desacreditado y arruinado". Afirmó que "el sistema no funciona", y "hay que denunciar infracciones y a las personas responsables de ellas".

Las autoridades del Reino Unido han sido más lentas para responder que EE.UU., y el primer ministro británico, David Cameron, ha condenado a The Guardián por poner en peligro la seguridad nacional mediante la publicación de información. Sin embargo, el Comité Parlamentario de Inteligencia y Seguridad (ISC) ha lanzado formalmente este jueves la primera investigación a gran escala sobre el alcance de la vigilancia masiva. Sir Malcolm Rifkind, el presidente del comité, reconoció que las preocupaciones públicas debían abordarse: "Hay un equilibrio que debemos encontrar entre nuestro derecho individual a la privacidad y el derecho colectivo a la seguridad." El Comité, que por lo general es reservado, anunció que parte de su investigación se llevará a cabo de manera pública.

Además de la investigación del ISC, el Comité Selecto de Asuntos de Estado adelantará una investigación sobre las cuestiones planteadas por las revelaciones de The Guardian. Después de una solicitud de Liam Fox (el ex secretario de Defensa), el Comité presidido por el diputado laborista Keith Vaz, investiga si el periódico ha puesto en peligro la seguridad nacional y si ha violado la ley.