'Los magistrados de la CIJ son intachables'

Mauricio Herdocia, abogado diseñador de la demanda que Nicaragua impuso a Colombia en el diferendo por San Andrés, habló sobre la posibilidad de que su país opte por extender su plataforma continental.

Mauricio Herdocia fue miembro de la Comisión Territorial Asesora de Nicaragua para los diferendos limítrofes.  / OEA
Mauricio Herdocia fue miembro de la Comisión Territorial Asesora de Nicaragua para los diferendos limítrofes. / OEA

Las declaraciones del embajador Carlos Argüello, quien representa a Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), se oyeron con preocupación en Colombia: “La decisión la tomará el presidente Daniel Ortega, de ver si se va a reclamar, en qué momento se va a hacer ese reclamo y todo lo demás, pero efectivamente es un derecho que tiene Nicaragua”. Todo esto, relacionado con la posibilidad de recurrir a alguna instancia internacional para extender la plataforma continental nicaragüense en el mar Caribe, lo que a su vez implicaría una pérdida para Colombia.

Mauricio Herdocia, quien fuera miembro de la Comisión Territorial Asesora del país centroamericano para los diferendos limítrofes y uno de los cerebros detrás de la estrategia que Nicaragua ejecutó en su demanda contra Colombia ante la Corte Internacional de Justicia, habló con El Espectador sobre esta posibilidad. Además, aprovechó para desestimar las tesis que por estos días hablan de que intereses chinos para la construcción de un canal en Nicaragua habrían afectado el fallo del pasado 19 de noviembre, cuando Colombia dejó de tener el derecho a explotación de cerca de 70.000 kilómetros cuadrados de mar.

¿Nicaragua sí podría aspirar jurídicamente a ampliar su actual plataforma continental hacia el archipiélago de San Andrés?

Los voceros oficiales lo único que han afirmado es que esa posibilidad estaría sujeta a un examen. La Convención sobre el Derecho del Mar, de la que Nicaragua es parte, establece que un estado ribereño, si considera que tiene derecho a una plataforma continental que vaya más allá de las 200 millas náuticas, puede recurrir y presentar su documentación ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental. Lo importante aquí es que esta no es una posición nueva. Nicaragua, de conformidad con el plazo que había fijado la posición de límites sobre plataforma continental en el año 2010, presentó un informe preliminar ante la comisión sobre la extensión de su plataforma continental. Nicaragua tendría que completar la información que ha presentado y la comisión tendría que analizar la posición de Nicaragua en este tema y sus recomendaciones. Esto, hasta donde yo sé, no ha ocurrido todavía.

Pero, Colombia no pertenece a la Comisión del Derecho del Mar...

Durante la fase de discusiones del fallo de la CIJ hay un punto jurídico que definió que varios de los artículos de la Convención de Derecho del Mar eran derecho consuetudinario. Hay una zona de discusión en relación con qué artículos que tienen que ver con la plataforma continental forman parte del derecho internacional consuetudinario, es decir, principios que son aceptados sin la necesidad de ratificación convencional.

En un eventual proceso de este tipo, ¿quién sería el árbitro?

Creo que sería la Comisión de Límites de Plataformas Continentales, por eso Nicaragua dice que es un tema que tiene que estudiarse más a fondo. En mi opinión, y según lo que la propia Corte ha dicho, la delimitación realizada por un tribunal no precluye la posibilidad de que, si el país considera que tiene derechos que van más allá de las 200 millas náuticas de plataforma, pueda presentar el caso a la Comisión. El punto es que para que esto se haga realidad, tiene que haber una recomendación de la Comisión de Límites y en este momento esto no existe.

¿Se tiene alguna noción de cuántas millas más allá de las 200 de la plataforma continental querría Nicaragua, eventualmente?

No, eso lo ha manejado directamente el gobierno de Nicaragua.

En Colombia se especula que el fallo del 19 de noviembre estuvo viciado por los intereses de China en la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua. ¿Cómo analiza esta versión?

He oído las noticias, pero eso no tiene ningún fundamento. La obsesión histórica de Nicaragua ha sido construir un canal interoceánico desde antes de la independencia. La construcción del canal es un derecho y es independiente del fallo de la Corte. Por otra parte, hay que conocer el dictado del fallo: fue unánime. Todos los jueces votaron a favor de que el trazado de la línea de delimitación entre Colombia y Nicaragua fuera ajustado al derecho internacional. Esto sobre la base de un consenso tan grande, respaldado por una carta y por un estatuto que dice que las sentencias son se obligatorio e ineludible cumplimiento, inapelables y definitivas. Los magistrados de la Corte son personas intachables, son personas de una moralidad extraordinaria. La Corte no recibe influencias de nadie, los magistrados son electos por la Asamblea General de la ONU y ratificados por el Consejo de Seguridad.

¿Cuánto le hace falta al caso San Andrés para estar cerrado?

Creo que es cuestión de voluntad. Los presidentes, Santos y Ortega, creo yo que están actuando bien, tratando de llevar un proceso donde el fallo se cumpla y al mismo tiempo se tomen en consideración, dentro de lo que permite el derecho internacional, aspectos sensitivos, sociales y ambientales. Colombia y Nicaragua van a resolver esto en la medida en que miren hacia el futuro, que se den cuenta de que hemos estado atrapados en un diferendo durante décadas y que es momento del beneficio mutuo…

¿Usted cree que si Colombia aceptara el fallo podría impedir que Nicaragua aspirara a la extensión de su plataforma continental?

No podría afirmar eso. No podría prejuzgar cuáles serían los resultados ulteriores en estos temas, eso sería muy complicado.

[email protected]

@Motamotta

últimas noticias

¿Qué está pasando con los jueces de Perú?

¿Hijos o mascotas?