Los pecados del Vaticano: malas finanzas y abusos

El despilfarro y la mala gestión de donaciones, filtrados por cercanos al papa Francisco, sacuden a la Santa Sede. También, un nuevo “dossier” de abusos en España, África y Latinoamérica.

El papa vive desde hace un mes un verdadero viacrucis. Después de su exitosa gira por Cuba y Estados Unidos, Francisco tuvo que enfrentar tres nuevos escándalos: la declaración pública de homosexualidad de un cura, las peleas entre obispos en el Sínodo de la Familia y la rebelión de una parroquia de Roma por la supuesta vida díscola de un cura. El oscuro panorama hizo que Francisco apareciera hace apenas 15 días con el rostro desencajado en la plaza de San Pedro ofreciendo, por enésima vez, perdón. “Les pido perdón por los escándalos que en los últimos tiempos se han producido en Roma y en el Vaticano”, aseguraba el pontífice. Y eso que entonces no se sabía lo que hoy inunda las páginas de diarios y revistas en todo el mundo.

Un nuevo escándalo de pederastia –quizás el más grande de los últimos tiempos– y dos libros escritos gracias a filtraciones de dos personas de confianza de Francisco pusieron en evidencia que los cuervos nunca se fueron del Vaticano y que el actual pontífice, al igual que su antecesor, no se iba a escapar a las intrigas y traiciones.

A Benedicto XVI, una historia llena de traición, curas cegados por la ambición y un mayordomo ladrón lo llevaron a renunciar. Francisco parece más fuerte ante la tormenta que hoy enfrenta. Los libros Via crucis, de Gianluigi Nuzzi, y Avarizia, de Emiliano Fittipaldi, empezaron a desvelar en qué consisten los documentos reservados de las finanzas vaticanas a los que han tenido acceso. La filtración de esos documentos condujo el fin de semana a las detenciones de monseñor Luico Vallejo Balda y la italiana Francesca Chaouqui, dos personas “de confianza” del papa, nombrados miembros de la Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (Cosea).

En un artículo publicado en el diario La Repubblica y en varias entrevistas, Fittipaldi explica cómo en 2010 la mayor parte del dinero que se recogió con el Óbolo de San Pedro, la institución que gestiona las obras de caridad del papa, fue destinada a “gastos ordinarios y extraordinarios de dicasterios e instituciones de la Curia romana” y no a los más necesitados. El periodista del semanal L'Espresso, quien asegura que ha tenido acceso a cientos de fuentes y criticó el arresto de las dos personas por parte del Vaticano, explica también cómo de las cuentas de la Fundación Bambin Gesu, creada para ayudar al hospital pediátrico que gestiona el Vaticano, han salido los fondos para reformar el ático del exsecretario de Estado Tarciso Bertone.

Otro adelanto de Avaricia habla de cómo en el IOR, en el banco del Vaticano, existen aún decenas de cuentas corrientes sospechosas. También desvela cómo el patrimonio inmobiliario del Vaticano sólo en Roma es de unos 5.000 bienes, entre casas y locales, pero “ni ellos mismos saben cuántos son debido a la falta de registros”. Quiénes han sido los que han filtrado estas grabaciones y con qué objetivo es lo que ahora tendrá que seguir investigando el procurador del Vaticano, Gian Piero Milano. La investigación ha revelado, hasta ahora, que Vallejo y Chaouqui, más que velar por las finanzas, se dedicaban a la gran vida según los viejos usos y costumbres de la corte vaticana, mientras Francisco trataba de imponer un estilo de vida sencillo. Según se desprende de la investigación de la gendarmería vaticana, Vallejo y Chaouqui han venido actuando como agentes dobles. Durante las reuniones con el papa Francisco en su residencia de Santa Marta, sustrajeron documentos e incluso registraron conversaciones confidenciales del Papa.

A eso se suma una nueva denuncia sobre “la mayor red clerical de corrupción de menores que ha existido en España”. Un exmisionero denunció ante el Papa presuntos abusos sexuales en la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol y de María Madre de la Iglesia (MCSPA), una poderosa comunidad de clérigos españoles extendida por Estados Unidos, África y Latinoamérica. El gravísimo dossier está en manos de Francisco.

Ya hay vaticanistas que hablan del complot contra Francisco, cuya obra reformadora de la Iglesia se topó, desde el comienzo de su pontificado, con una organizada y peligrosa oposición.

596929

2015-11-03T22:29:58-05:00

article

2015-11-03T23:34:53-05:00

none

Redacción Internacional

El Mundo

Los pecados del Vaticano: malas finanzas y abusos

49

4336

4385