Los republicanos ajustan su rumbo

Un informe del partido asegura que ahora apoyan la reforma migratoria y que deben acercarse a latinos y homosexuales.

Marco Rubio es una de las apuestas republicanas para el futuro político de Estados Unidos. / EFE
Marco Rubio es una de las apuestas republicanas para el futuro político de Estados Unidos. / EFE

Resulta muy claro que para el Partido Republicano de Estados Unidos es hora de mirarse al espejo. Las derrotas en las dos últimas elecciones presidenciales lucen como la prueba más reciente de que sus políticas no están siendo bien recibidas: en estos cinco años emergió de entre su estructura el ultraconservador Tea Party y su ideario se vio un poco radicalizado con las reacciones que generaban las iniciativas legislativas promovidas por el gobierno demócrata de Barack Obama.

Los republicanos tuvieron que ser derrotados por Obama nuevamente para darse cuenta de que, si bien en su fuero partidario no notaban diferencias mayores, algo había cambiado afuera, en la sociedad estadounidense. Sabrían con los días, por ejemplo, que actualmente el 20% del electorado está compuesto por minorías (latinos, negros y asiáticos) que quizá no tenían incluidas en sus planes. Supieron también que no es completamente útil tener asegurada la mayoría de los votantes de 65 años si no están cerca de los jóvenes y sus temas de interés. Algo debe cambiar si el objetivo es regresar a la Casa Blanca.

Después de la derrota, el partido comenzó a analizarse y ahora publica un informe tras la revisión de sus políticas. Invirtieron tres meses en elaborar el estudio y entrevistaron a más de 50.000 personas. Una conclusión: “Tenemos que hacer campaña entre los hispanos, los negros, los asiáticos y los homosexuales para demostrarles que también nos interesamos por ellos”.

Otras conclusiones, como que en la actualidad el 71% de los latinos está con los demócratas y que en 2050 los blancos ya no serán mayoría en el país, dieron pie para que los republicanos tomaran decisiones estructurales: a partir del 1º de mayo tendrán un director dentro del partido para cada una de las minorías, instalarán una oficina especial en San Francisco para acercarse a los latinos y crearán una nueva base de datos para los eventuales electores nuevos.

La presentación del informe le permitió al partido anunciar que a partir de ahora apoya oficialmente una reforma migratoria integral, propuesta hecha pública por Obama que obtuvo el rechazo del ala más conservadora de los republicanos. Incluso Marco Rubio, quien se proyecta como una de las futuras figuras dentro de la colectividad, se mostraba en oposición a esta idea, a pesar de ser latino, hijo de inmigrantes cubanos.

Rubio, a quien le corresponderá continuar con su papel de líder potencial, aseguró la semana anterior que el partido no debería cambiar sus principios, sólo su forma de transmitirlos. En eso también fue claro el informe. Pueden tener cambios estructurales, pero en el alma del partido siempre estarán la libre empresa, el individualismo, la religión y los valores familiares.

últimas noticias