Maduro, dispuesto a retomar rumbo diplomático con Paraguay

Las relaciones entre Venezuela y Paraguay se suspendieron en junio de 2012 tras la destitución del entonces gobernante paraguayo, Fernando Lugo.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, habló este martes con Horacio Cartes, ganador de los comicios presidenciales en Paraguay, y le expresó el interés de retomar el "ritmo de las relaciones" bilaterales, interrumpidas tras la destitución en junio de 2012 del entonces gobernante paraguayo, Fernando Lugo.

"Hemos conversado por teléfono, yo le he ratificado toda la buena voluntad del Gobierno y el pueblo venezolano para tener las mejores relaciones con el Paraguay", aseguró Maduro después de un encuentro con los 20 gobernadores oficialistas y de cuyos resultados informó en una comparecencia transmitida por la televisión oficial.

Maduro, que calificó como "muy grata" la conversación, aseguró que le ratificaron a Cartes el deseo "de retomar el ritmo de relaciones económicas, comerciales, diplomáticas, políticas, culturales".

"Le deseamos suerte a él como nuevo presidente del Paraguay y esperamos que sean superadas las circunstancias que llevaron a la suspensión del Paraguay en Mercosur y Unasur (Unión de Naciones Suramericanas)", añadió.

Cartes, quien ganó las elecciones del domingo pasado con casi un 46 % de los votos, sucederá a Federico Franco, quien asumió el poder tras la destitución de Fernando Lugo, el 22 de junio pasado, tras un controvertido juicio político.

Esa destitución derivó en la suspensión de Paraguay de la Unasur y el Mercosur, bloque este último que decretó el ingreso de Venezuela como socio pleno pese a la falta de ratificación por parte del Legislativo paraguayo.

Varios países de ambos organismos decidieron entonces la retirada de embajadores, entre ellos Venezuela.

En julio del año pasado, el Gobierno de Paraguay declaró "persona non grata" al embajador de Venezuela en Asunción por "graves evidencias" de injerencia venezolana en la crisis por el cambio de poder en el país y calificó de la misma manera a Maduro, quien entonces se desempeñaba como canciller.

"Hemos transmitido nuestra felicitación, lo más sincera, a nombre de nuestro pueblo y esperamos poder desarrollar un conjunto de iniciativas que nos acerquen y permitan superar los problemas que hubo producto de los hechos del 21 de junio del año 2012", añadió Maduro, al recordar que estuvo en ese país cuando era canciller.

El Gobierno de Franco señaló entonces que Maduro, quien estaba en Asunción junto a una misión de cancilleres de la Unasur para ofrecer su apoyo a Lugo, arengó a los jefes militares paraguayos para que apoyaran al jefe de Estado ante el proceso al que era sometido en el Congreso, lo que el ahora presidente venezolano negó.