Malasia renueva gran parte de su Gobierno por escándalo de corrupción

La renovación del gabinete del país asiático por escándalos de corrupción se hará efectiva el 29 de julio y dejará seis funcionarios nuevos: un viceprimer ministro, cuatro ministros y un viceministro.

Archivo EFE

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, anunció este martes una remodelación del Gobierno después de que su "número dos" criticase su gestión del escándalo en el que el mandatario está acusado de haber malversado cientos de millones de dólares.

"Puedo aceptar diferencias de opinión y críticas como parte del proceso de gobernar, pero las discrepancias no pueden hacerse en un foro abierto que afecte negativamente al Gobierno", dijo Najib en rueda de prensa en Putrajaya transmitida por televisión.

La remodelación, efectiva el 29 de julio, afecta a un viceprimer ministro, cuatro ministros y un viceministro.

La figura más visible de la remodelación es el viceprimer ministro y hasta ahora su "número dos", Muhyiddin Yassin, que será reemplazado por el responsable del Interior, Zahid Hamidi.

Yassin rompió el pasado domingo su silencio sobre la acusación de que unos 700 millones de dólares habían sido desviados de un brazo público de inversión a dos cuentas bancarias del primer ministro, al recomendar al jefe del Gobierno que aclarase el escándalo.

El depuesto viceprimer ministro también recomendó a Najib que dejase el cargo de presidente de la junta de asesores de la empresa afectada, 1MDB.

Las acusaciones de malversación surgieron cuando dos medios extranjeros publicaron el pasado día 3 que unos 700 millones de dólares de 1MDB habían sido desviados a dos cuentas bancarias de Najib.

El propio gobernante y 1MDB desmintieron el mismo día la información periodística, pero sin lograr apagar el escándalo.

Los medios locales y regionales han seguido la historia y llevado a cabo sus propias investigaciones paralelas a la investigación policial.

Najib, como ministro de Finanzas, constituyó 1MDB en 2009 como fondo de inversiones gubernamental con el objetivo de generar beneficios para el Estado. La empresa pública, sometida a una auditoría este año, acumuló desde su constitución y hasta 2014 una deuda de 42.000 millones de ringit (uno 11.010 millones de dólares o 9.939 millones de euros).  

Temas relacionados