Manifestantes brasileños intentaron ingresar al Congreso de Brasil

En las calles de las principales ciudades de ese país hay unos 800.000 manifestantes.

Miles de manifestantes se sumaron a otra jornada de protestas este jueves en Río de Janeiro. Foto: EFE
Miles de manifestantes se sumaron a otra jornada de protestas este jueves en Río de Janeiro. Foto: EFE

Unos 800.0000 manifestantes se congregaron es este jueves en las calles de las principales ciudades de Brasil, en el desarrollo de una nueva jornada de protestas en las que se le exige al gobierno de Dilma Rousseff, invertir más dinero para mejorar la calidad de vida de los brasileños y menos en los preparativos del Mundial de Fútbol que el próximo año se realizará en ese país.

La mayor protesta tuvo lugar en Rio de Janeiro, donde 300.000 personas marcharon hacia la alcaldía, según indicó un funcionario de seguridad citado por la policía.

En Sao Pablo, al menos 110.000 personas marcharon y protagonziaron fuertes enfrentamientos con la Policía, mientras que en Brasilia se vivió la parte más violenta de la jornada en donde los manifestantes intentaron ingresar al Congreso de ese país lo que provocó la reacción de la fuerza pública con un saldo de heridos que aun está por establecer.

Debido a la convulsión social en el país en plena Copa Confederaciones, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, canceló el viaje que tenía previsto la semana próxima a Japón.

"La tarifa de autobús es el detonador de un gran movimiento que no tiene líder, pero esto no quiere decir que las personas no tengamos una dirección a seguir. A partir de ahora, los políticos nos prestarán más atención", dijo una de las manifestantes, Carolina Silva, funcionaria de Petrobras.

La protesta en Brasil crece como una bola de nive y parece no tener control, en los últimos días hasta la policía se ha sumado a los manifestantes ((Así se suma la policía a la manifestación)) y las voces de los 'indignados' han tenido eco incluso en los jugadores de la selección Brasil que disputa la Copa Confederaciones. 

En este sentido Neymar criticó a la mandatario brasileña y aseguró que las protestas lo inspirarán para jugar de la mejor manera ante México. "Triste por todo lo que está ocurriendo en Brasil. Siempre tuve fe en que no sería necesario que llegáramos a un punto de 'ir a las calles' para exigir mejores condiciones de transporte, salud, educación y seguridad, todo eso es OBLIGACIÓN del gobierno", aseguró el nuevo jugador del Barcelona por medio de su cuenta en Twitter.