Manifestantes ucranianos ocuparon la sede del partido del presidente

Diputados ucranianos examinan un proyecto de reforma constitucional que reduce los poderes del presidente en beneficio del gobierno.

EFE

 Militantes opositores ocuparon este martes la sede del Partido de las Regiones del presidente ucraniano Viktor Yanukovich, mientras manifestantes y policías se enfrentaban cerca del parlamento en Kiev, hacia donde convergían unas 20.000 personas.

Entre 200 y 300 manifestantes asaltaron durante la mañana de este martes la sede partidaria con cócteles molotov y rompiendo las puertas a hachazos. Previamente se habían registrado violentos choques en los alrededores del parlamento, donde la policía disparó granadas ensordecedoras, gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes, que por su lado apedreaban a los policías.

Este martes los diputados ucranianos examinan un proyecto de reforma constitucional que reduce los poderes del presidente en beneficio del gobierno y del parlamento. Se trata de los primeros enfrentamientos en Kiev desde los que se registraron a fines de enero, que dejaron cuatro muertos y más de 500 heridos.
Los manifestantes se detuvieron a unos 200 metros de la sede del parlamento, donde estaban apostados los primeros cordones de las tropas del ministerio del Interior y de las fuerzas antidisturbios.

El servicio de orden de la oposición en la Plaza de la Independencia, ocupada desde hace tres meses por los manifestantes hostiles al presidente ucraniano Viktor Yanukovich, intentaba evitar los enfrentamientos entre los elementos más radicales de la protesta y la policía.
"Nuestro objetivo es rodear el parlamento y bloquearlo para impedir que los diputados nombren un primer ministro 'ruso'", declaró Andrii Parubii, un diputado opositor del partido de la ex primera ministra Yulia Timochenko.

Según ese sector de la oposición, Yanukovich podría nombrar este martes un nuevo primer ministro. "Organizamos una ofensiva pacífica con relación al parlamento. La oposición sólo dispone de 169 diputados (sobre 450), lo que no es suficiente, pero espero que los representantes de la mayoría van a entender que deben aportar sus votos para resolver la cuestión de la reforma constitucional", dijo a la prensa el jefe del partido nacionalista Svoboda (Libertad), Oleg Tiagnybok.
La oposición acusa al poder ucraniano de ceder a las presiones de Moscú desde que Yanukovich renunciara en noviembre pasado a firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea, prefiriendo negociar con Rusia.

Rusia le otorgó en diciembre pasado un crédito de 15.000 millones de dólares, de los cuales ya liberó 3.000, y una importante rebaja en el precio del gas. El lunes Rusia anunció que esta semana iba a girar 2.000 millones de dólares más a Ucrania, que se encuentra al borde del cese de pagos y tiene problemas de liquidez.

Los enfrentamientos del martes se producen al día siguiente de la entrada en vigor de una ley de amnistía -que abandona los cargos contra las personas que cometieron delitos entre el 27 de diciembre y el 2 de febrero- y la evacuación del ayuntamiento de Kiev por parte de los manifestantes.

La evacuación del ayuntamiento, lugar simbólico de las protestas, transformado en "cuartel general de la revolución", fue mal recibida por muchos manifestantes que consideran que la oposición concede demasiado a cambio de poco. El lunes, la canciller alemana Angela Merkel, dijo, al recibir a emisarios de la oposición ucraniana, que "la situación era extremadamente tensa" y exhortó a "avanzar enérgicamente en la composición del gobierno y la reforma de la Constitución".

La protesta en Ucrania, que comenzó en noviembre contra la decisión del gobierno de no firmar el acuerdo con la Unión Europea, se convirtió luego en un rechazo radical del presidente Yanukovich. Ni la renuncia del gobierno a fines de enero ni las negociaciones posteriores lograron solucionar la crisis.

Temas relacionados