Marruecos: liberan de cargos a dos jóvenes juzgadas por lesbianismo

Las marroquíes, de 16 y 17 años, fueron encarceladas por quince días porque al parecer se habían besado. La ley nacional prevé penas de entre seis meses y dos años para quienes cometen actos “contra natura”.

Las menores, de 16 y 17 años, fueron liberadas el 3 de noviembre tras pasar casi quince días en la cárcel.Flickr - Kevin

Dos semanas atrás, dos jóvenes marroquíes se enfrentaban a un juicio por lesbianismo: una de sus madres las había denunciado después de que, según ella, encontró una foto de las jóvenes besándose. Este viernes, un juez marroquí las liberó de los cargos, tras la presión de movimientos de derechos humanos y organizaciones como Human Rights Watch.

Lea aquí los detalles de este caso

Ser homosexual en Marruecos es un delito. De acuerdo con el artículo 489 del Código Penal, quienes “cometan un acto impúdico o contra natura con un individuo de su mismo sexo” se enfrenta a penas de cárcel de entre 6 meses y dos años y también a altísimas multas. El caso de las jóvenes es apenas la punta del iceberg: en ocasiones, son los ciudadanos los que se encargan de denunciar a las parejas e incluso de exponerlas ante las autoridades. En abril de este año, un grupo de vecinos irrumpió de manera ilegal en la casa de un hombre que se encontraba con quien era, al parecer, su pareja. Los arrastraron a golpes a ambos hasta la calle y los dejaron allí tendidos. Uno de ellos terminó en la cárcel por violar el Código Penal y por embriaguez pública. El otro sigue en juicio.

En el caso de las jóvenes, la historia resulta extraña: de acuerdo con el relato de una de ellas, después de que una de sus madres las denunció, fueron enviadas a la Policía para que llenaran sendas confesiones. Las autoridades no les permitieron leerlas: tuvieron que firmar sin saber que allí aceptaban sus culpas y declaraban haber cometido un delito. Entonces una de ellas fue llevada a prisión por 15 días y la otra, a un reclusorio para menores. Las únicas pruebas que se presentaron en su contra fueron, justamente, las actas que nunca leyeron. Según Human Rights Watch, ha habido más de 77 casos de abuso policial en los que a los señalados no se les permite leer las actas de testimonio.

Las jóvenes siempre negar estar una relación y aseguraron que eran amigas muy cercanas. Los grupos de derechos humanos siguen pidiendo que se derogue el artículo 489. De acuerdo con las palabras del juez, las jóvenes deben volver con sus familias “para reformar su comportamiento”, una sentencia que para Human Rights Watch reafirma la condena de la homosexualidad, hubiera o no hubiera tal en este caso. De acuerdo con agencias de información, dicha despenalización parece lejana. El Parlamento no está abierto a reformar el Código Penal y de hecho existe una fuerte relación entre la política y la religión, que no ha permitido que las elecciones sexuales y las libertades individuales tengan un entorno seguro.