Más combustible para la pelea entre Irán y Arabia Saudita

Desacuerdos entre estas dos potencias han impedido que se congele la producción de petróleo para evitar que los precios del crudo sigan bajando. Es otro capítulo de una larga historia de desavenencias entre estos dos regímenes.

El ministro de Petróleo iraní, Bijan Namdar Zangeneh. AFP

Irán y Arabia Saudita no se quieren. Por varias razones. Sobre todo, por un conflicto religioso que se relaciona con una pelea de hace 1.400 años. En ese momento, tras la muerte de Mahoma, sus seguidores empezaron a preguntarse quién debía reemplazarlo. Un grupo mayoritario, los sunitas, apoyaron a los primeros califas; uno minoritario, los chiítas, apoyaron al yerno de Mahoma. Los primeros se impusieron. Y, desde entonces, son quienes gobiernan la mayor parte del mundo islámico; excepto Irán, donde la mayoría es sunita. 

En virtud de este conflicto, Arabia Saudita (sunita) e Irán (chiíta) se han involucrado en varios conflictos regionales, apoyando movimientos y organizaciones, algunas violentas, que son afines a su pensamiento religioso. Todo con el objetivo, a su vez, de consolidarse como potencias regionales. Son varios los escenarios en los que Riad y Teherán se han enfrentado. Y ahora uno nuevo: la cumbre de la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Los miembros de esta organización se reunieron en Argelia para tratar de encontrar soluciones a la caída de los precios del petróleo.

Pero no han podido llegar a un acuerdo, entre otras, por la pelea entre Arabia Saudita e Irán. La idea de algunos miembros de la OPEP era congelar la producción de petróleo para que los precios se estabilizaran. Arabia Saudita dijo sí. Pero con una condición: que Irán hiciera lo mismo. Y ahí fue Troya. Teherán, para no decir no, dijo que tenía que pensarlo. Pero el no se da por descontado. Y es que Irán ha dicho que quiere volver a producir tantos millones de barriles como a finales de los años 70, cuando fue sancionado por cuenta de la Revolución de 1979. 

Nigeria, el mayor productor africano de petróleo, también se negó al acuerdo. En su caso, porque necesita el dinero. Por lo menos, eso dijo el gobierno nigeriano. Otros protagonistas del debate, como Rusia, no han hecho mucho para destrabar este nudo gordiano Y algunos, como Venezuela, no han podido hacer nada distinto a lamentarse por la falta de acuerdo. Mientras tanto, con los precios del petróleo cayendo, su economía sigue en caída libre. La próxima reunión de la OPEP es el 30 de noviembre. La pregunta es si, para esa fecha, Irán y Arabia Saudita, dos enconados enemigos, habrán llegado a un acuerdo.