Más de 21 muertos y 200 heridos dejó cadena de ataques en Irak

Varios carros bomba, ataques armados y explosiones dejaron perplejos a los iraquíes.

En la actualidad, el país vive un deterioro de la seguridad con numerosos atentados, dirigidos sobre todo contra objetivos chiíes y de las fuerzas de seguridad./ AFP
En la actualidad, el país vive un deterioro de la seguridad con numerosos atentados, dirigidos sobre todo contra objetivos chiíes y de las fuerzas de seguridad./ AFP

Al menos 19 personas murieron este lunes y 200 resultaron heridas en una cadena de ataques en distintos puntos de Irak, informaron fuentes policiales.

En Bagdad se registró el mayor número de víctimas con nueve muertos y 50 heridos en seis explosiones con carros bomba en barrios del sur, este, y centro, y en la carretera que lleva al aeropuerto de la ciudad.

Además, otros tres vehículos cargados con explosivos estallaron en la localidad de Tuz, en la provincia de Salahedín (norte), donde causaron tres muertos y 55 heridos.

También, hubo ataques armados y explosiones en varias zonas al sur, norte y este de la capital, como Kirkuk, Nasiriya, Babel y Miqdadiya, que dejaron un muerto y 52 heridos.

En el caso de Kirkuk fueron tres atentados perpetrados con carros bomba contra el rector de la universidad de esta localidad, Behram Jorshed, que salió ileso de los ataques, en los que falleció una persona y 16 resultaron heridas, entre ellas tres escoltas del responsable universitario.

A los sucesos de este lunes se suman varios ataques ocurridos anoche en distintos puntos del país, que ocasionaron doce muertos, la mayoría miembros de las fuerzas del orden, y once heridos.

De esos atentados el más mortífero fue uno cometido en la población de Shura, a unos 35 kilómetros al sur de Mosul (norte), donde dos policías perdieron la vida y otras siete personas resultaron heridas por la detonación de una bomba escondida en un cadáver abandonado en la calle y que los agentes iban a retirar para llevarlo a la morgue.

En la actualidad, el país vive un deterioro de la seguridad con numerosos atentados, dirigidos sobre todo contra objetivos chiíes y de las fuerzas de seguridad.

Además, afronta una crisis política originada por las protestas de suníes en varias provincias, entre ellas Al Anbar y Nínive, donde los manifestantes mantienen un pulso contra el Gobierno del primer ministro, el chií Nuri al Maliki.

Para el próximo sábado está prevista la celebración de elecciones a los Consejos Provinciales en todo el país, menos en la región autónoma del Kurdistán iraquí y en las provincias de Al Anbar (oeste) y Nínive (norte), donde han sido aplazadas por motivos de seguridad.