Más de medio millón de mexicanos sin agua por derrame en oleoducto

El derrame de crudo en el río Teapa fue provocado por una toma clandestina en el oleoducto Agave-Entronque de la petrolera estatal Pemex.

EFE

Más de medio millón de mexicanos se quedaron sin servicio de agua potable en el estado de Tabasco (este) por el derrame de un oleoducto en varios ríos que obligó al cierre de plantas potabilizadoras, que empezaron a ser reabiertas este miércoles, informaron autoridades.

El domingo, un derrame de hidrocarburo en el río Teapa provocado por una toma clandestina en el oleoducto Agave-Entronque de la petrolera estatal Pemex hizo que cuatro plantas potabilizadoras tuvieran que ser cerradas en Villahermosa, capital de Tabasco.

"Estamos hablando de más de medio millón" de personas que se quedaron sin agua, en una región en la que las temperaturas superan actualmente los 40°C, dijo a la prensa Humberto de los Santos Bertruy, alcalde de Villahermosa (con unos 664.000 habitantes). Además, las clases fueron suspendidas este miércoles en todas las escuelas de Villahermosa "para garantizar la salud entre la población escolar", dijo el gobierno de Tabasco en un comunicado.

Las autoridades trabajan desde la noche del martes para reabrir las plantas potabilizadoras y este miércoles ya reportaron el inicio de operaciones en dos de ellas. La reapertura de las otras dos se demorará al menos hasta el viernes ya que se deben retirar "manchas de hidrocarburos en el área de captación del agua", dijo la alcaldía. Haciendo un llamado para que se racione el uso del escaso líquido, el gobierno de Tabasco estimó que "en un plazo de 72 horas podría quedar resuelta al cien por ciento la limpieza de los cuerpos de agua".

De su lado, el ayuntamiento informó sobre la presencia de crudo también en los ríos La Sierra y Grijalva, este último el segundo más caudaloso del país y que desemboca en el Golfo de México.

Entre las tareas de limpieza, Pemex (Petróleos Mexicanos) reportó que se está llevando a cabo la "colocación de barreras y cordones oleofílicos, con el apoyo de bombas de succión y pipas" y, como medida preventiva, se colocaron barreras adicionales alrededor de las plantas potabilizadoras. En Tabasco, con una importante actividad petrolera, el crimen organizado se dedica, entre otras actividades, al robo de combustible. Tan sólo en 2014, Pemex identificó 3.674 tomas clandestinas en ductos en todo el país destinadas al robo y reventa de combustible 

Temas relacionados
últimas noticias

¿Qué está pasando con los jueces de Perú?

¿Hijos o mascotas?