Masacre de iraquíes a manos de EE.UU.

En uno de los 250 mil documentos confidenciales del gobierno de Estados Unidos, que fueron publicados ayer por Wikileaks, se evidencia una masacre perpetrada por tropas norteamericanas, en la que 10 civiles iraquíes fueron ejecutados en 2006.

En las invasiones de EE.UU. a Irak, que comenzaron en 2003 bajo el mandato de George W. Bush, con el propósito de quitarle al país armas de destrucción masiva que nunca fueron encontradas, ya han salido a la luz abusos por parte del ejército norteamericano.

En octubre de 2010 Wikileaks publicó cerca de 392 mil documentos de la guerra en Irak, en los que se revela que desde el 1 de enero de 2004 hasta el 31 de diciembre de 2009 murieron 109.032 personas, de las cuales 66.081 eran civiles, y que las tropas estadounidenses utilizaron métodos de tortura durante la ocupación.

Ahora, los pormenores de las crueldades siguen aclarándose. Tres meses después de un ataque realizado por los estadounidenses el 15 de marzo de 2006, 70 km al norte de Bagdad, un video que mostraba tres adultos y cinco niños muertos después del ataque generó conmoción en internet. Policías iraquíes acusaban a los americanos de haber matado a los civiles.

El ejército estadounidense declaró que las versiones que los culpaban eran falsas. Reportaron que los civiles murieron por efectos colaterales de bombardeos.

Pero en el cable de Wikileaks hay una carta enviada por Philip Alston, oficial de derechos humanos de la ONU, a la Embajada de EE.UU. en Génova, el 6 de abril de 2006, que emite una versión contraria a la del ejército americano.

La carta cuenta que cuando las tropas se aproximaron a la casa de Fayez Haratt, presunto implicado en la muerte de dos soldados cuatro días antes, se desató un tiroteo. Luego las tropas entraron a la vivienda, esposaron y le dispararon en la cabeza a Haratt, a su esposa, a sus tres hijos, a otros cuatro familiares y a una visitante (esto se comprobó, según Alston, en las autopsias) y, para no dejar pistas, bombardearon desde el aire el lugar antes de irse.

Este es sólo uno entre los 250 mil nuevos cables publicados por Wikileaks, sin proteger la identidad de sus fuentes. Otro documento, de mediados de 2010, narra cómo delegados de paz de la ONU forzaron a ocho niñas de Costa de Marfil a ofrecerles sexo a cambio de comida o alojamiento.

Aunque la información que Wikileaks hace pública no ha sido despreciada por ningún medio de comunicación, sí ha habido fuertes reacciones de parte de los diarios El País, The New York Times, Der Spiegel y The Guardian, que rechazaron la no omisión de la identidad de las fuentes diplomáticas, lo que podría generar represalias para los informantes que quedaron expuestos.

Temas relacionados

 

últimas noticias