Medio millar de manifestantes en nuevo acto contra el Mundial en Sao Paulo

Los manifestantes se reunieron en la zona de Tatuapé en el este de la capital paulista, a unos 10 km del estadio Arena Corinthians, donde se jugará el partido inicial de la Copa el 12 de junio.

Agencia EFE

Medio millar de manifestantes protestó de manera pacífica la noche del martes en Sao Paulo contra el Mundial de Brasil-2014, 43 días antes de que arrancara la cita deportiva, constató la AFP.

"Queríamos llegar hasta el estadio pero la policía lo impidió", comentó a la AFP Nilton Xavier, de 31 años, que llevaba en sus manos un cartel con la leyenda "Não vai ter Copa" (No habrá Copa).

"Todo esto del Mundial es una farsa, una ilusión. Brasil es un país de miseria y violencia, pero el Estado no se preocupa por eso", criticó.

La columna de manifestantes, que finalmente se dirigió al centro de la ciudad, iba fuertemente resguardada por policías militares.

Unos 20 vehículos con agentes de las fuerzas especiales también seguía la caminata, que terminó sin incidentes en la Praça da Sé, donde se emplaza la Catedral de Sao Paulo.

El de este martes fue el sexto acto convocado en Sao Paulo bajo el lema "No habrá Copa". Algunas de esas manifestaciones han terminado en episodios violentos con destrozos de oficinas o bienes públicos, choques con la policía que utiliza gases y bombas de ruido y decenas de detenidos.

Las movilizaciones de este año tienen menos convocatoria y fuerza que las grandes protestas callejeras de junio del año pasado en plena Copa Confederaciones.

Entonces, un masivo movimiento popular sacudió las calles de todo Brasil con más de un millón de personas en la calle exigiendo mejores servicios de salud, educación y transporte, así como severidad contra la corrupción.

El Mundial de Fútbol tendrá lugar en 12 ciudades brasileñas hasta el 13 de julio.

Este martes más temprano, sin embargo, una protesta del movimiento de los Trabajadores sin Techo derivó en violentos enfrentamientos con la policía en las afueras de la Cámara Municipal de Sao Paulo.

En ese lugar los legisladores locales debatían un nuevo plano regulador para la expansión de la ciudad que defina las futuras áreas destinadas a vivienda