Mexicanos honran a los 43 desaparecidos con protestas en 43 ciudades de EE.UU.

Con velas y pancartas los 43 estudiantes desaparecidos en México fueron recordados en 43 ciudades de Estados Unidos.

EFE

Miles de mexicanos pidieron justicia para los 43 estudiantes desaparecidos hace más de dos meses en Iguala (Guerrero, México) con protestas en 43 ciudades de Estados Unidos, cada una de las cuales encendió velas y enarboló pancartas con el rostro de uno de los jóvenes.

"Una ciudad por desaparecido. Cada ciudad cuenta la historia de uno de los alumnos de la escuela de Ayotzinapa. Queremos humanizar la lucha y, por eso, cada ciudad lleva el nombre y apellidos de uno de los estudiantes", explicó a Efe Roberto Lovato, escritor y miembro de la plataforma organizadora "#UStired2".

El nombre de la plataforma hace referencia a la frase "ya me cansé" dicha por el procurador mexicano, Jesús Murillo Karam, ante las preguntas de los periodistas en una rueda de prensa a principios de noviembre y que se hizo muy popular en las redes sociales.

"Queremos decir a los que están dentro del país que los mexicanos que estamos fuera tenemos voz. Tenemos una voz de preocupación y decimos al presidente Enrique Peña Nieto que ya basta. No más", dijo a Efe Armando Borja de Mexicanos sin Fronteras, que participó en las protestas en Washington D.C.

José Anibal Cruz Mendoza fue el nombre que en esta ciudad llenó las pancartas más de cien mexicanos que, en el barrio de Columbia Heights, gritaron contra Peña Nieto y clamaron consignas, como la conocida "Vivos se los llevaron y vivos los queremos".

Apodado como "el Chivo", Cruz Mendoza fue descrito como un "buen estudiante, callado y que se llevaba bien con todos", explicó Arturo J. Viscarra, salvadoreño encargado de organizar la protesta en la capital.

Viscarra pidió al presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Robert Menéndez, que celebre una audiencia extraordinaria para revisar la ayuda militar que Estados Unidos ofrece a otros países.

Precisamente, en todas las ciudades, los manifestantes lanzaron críticas al "Plan México", que comenzó en 2008 y con el que Estados Unidos provee de fondos al país para luchar contra el crimen organizado, el blanqueo de dinero o el tráfico de drogas.

"Con ese dinero se financia a un Gobierno que viola los derechos humanos", argumentó Rubén Tapia, periodista radiofónico que ayudó a coordinar las manifestaciones en California, uno de los estados con más población mexicana y en donde se celebraron el mayor número de protestas.

En los Ángeles, bajo la lluvia, trescientas personas iluminaron con velas pancartas y cánticos como "Ayotzinapa vive, la lucha sigue y sigue" o "Va a caer, va a caer, Peña Nieto, va a caer", explicó a Efe Tapia.

"Estamos hartos de la burla y de un gobierno corrupto e ineficiente", clamó en la protesta Nancy Cisneros, angelina que lleva un año y medio buscando a su hermano, Javier, que desapareció en el estado de Jalisco (México).

A Javier y a las otras 22.000 personas desaparecidas en México desde la ola de violencia del narcotráfico desatada en 2006 se les recordó también en Times Square (Nueva York) y alrededor del edificio federal Jacob K. Javits, en Manhattan.

Allí centenares de personas pidieron "verdad y justicia" y lucieron pancartas con la foto en blanco y negro de Jose Ángel Navarrete González, de 18 años, conocido como "Pepe" y al que le gustaba mucho el fútbol, explicó a Efe Mónica Novoa, organizadora de la protesta en esta ciudad.

Jorge Luis González Parral fue el joven desaparecido que protagonizó la protesta en Miami, donde una treinta de manifestantes se tumbó en el suelo como si estuvieran muertos y formó el número 43 para pedir que se aclare lo ocurrido la noche del 26 de septiembre.

Ese día, según la investigación oficial, los 43 jóvenes fueron detenidos por policías locales y entregados al cártel Guerreros Unidos, que se encargó de asesinarlos e incinerar los cuerpos para no dejar rastros porque supuestamente creyeron que eran miembros del grupo rival Los Rojos. 

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump