México: plantón en Televisa

“Fuera Peña”, “México sin PRI”, fue la consigna de miles de manifestantes que se congregaron frente a las instalaciones de la cadena Televisa, a la que acusan de obrar a favor del retorno al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyo candidato Enrique Peña Nieto fue elegido presidente el pasado 1 de julio.

La manifestación acusa a Televisa de imponer a Peña Nieto con una verdadera campaña mediática antes y durante el proceso electoral. Además, denuncian la censura informativa de este medio hacia los comentarios críticos del recién electo mandatario.

La protesta está compuesta por múltiples sectores que conforman una creciente oposición contra el presidente. En principio el plantón fue convocado por los activistas de 78 asambleas locales del Distrito Federal, luego se unieron los jóvenes del movimiento Yo soy 132 y el Sindicato Mexicano de Electricistas.

Justo cuando comenzaba la emisión del noticiero estelar de Televisa, los manifestantes leyeron un manifiesto: "Exigimos la democratización de la propiedad de los medios de comunicación. Es indispensable si queremos una real democracia. Vamos a convocar asambleas populares, barriales y comunales para resisitirnos a la imposición presidencial".

Mientras crecen las protestas sociales, que está vez usaron la ocupación y el campamento en plazas públicas, tal como lo han hecho fuertes movimientos de oposición como Occupy Wall Street, en Nueva York, y el 15-m, en Madrid, la coalición izquierdista Movimiento Progresista ha propuesto el nombramiento de un presidente interino mientras se estudia la invalidación de las elecciones.

El candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, segundo en los comicios con 31,6% de los votos, aprovechó el momento para volver a reclamar que se declare inválida la elección de 1 de julio, con el argumento de que el PRI compró unos cinco millones de votos con recursos públicos e incluso ilícitos. El Tribunal Electoral debe resolver las impugnaciones antes del 6 de septiembre.

López Obrador añadió que “si no se invalida la elección, México estaría gobernado por una banda de malhechores, los más corruptos y terribles del país".

El PRI no tardó en responder. Mediante un comunicado afirmó que México “no puede ser rehén de los caprichos de un mal perdedor” y ha acusado a López Obrador de “sembrar la polarización política que conduzca a la incertidumbre y a la zozobra social, circunstancias donde sólo él y nadie más que él se beneficia”.

 

últimas noticias