"En México ya no hay carteles": Antonio Mazzitelli

El representante de la Oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Delito (Onudc) asegura que las estructuras del crimen mexicano ahora son más complejas.

La violencia en Centroamérica crece como una epidemia para la cual aún no existe una vacuna capaz de curarla. Con decenas diarias de ejecutados y torturados, el crimen organizado ha logrado campear aun cuando todos los ojos lo observan. Todo este “desmadre”, para usar un término local, forma parte del trabajo diario de Antonio Mazzitelli, representante de la Oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Delito (Onudc, uno de los asistentes a la III Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas que culminó ayer en Ciudad de México.

¿Cómo explicar el aumento del crimen y la violencia en México, cuando la seguridad es el principal foco del gobierno de Felipe Calderón, quien además recibe el apoyo de ustedes?
Desafortunadamente los hechos de violencia no son nada más que el reflejo de una situación, en donde el control del territorio se ha salido de las manos. Hemos podido ver que las policías municipales son las más infiltradas, eso no quiere decir que no haya infiltraciones en otras ramas del poder. ¿En dónde estaba la actividad preventiva de los policías cuando el crimen crecía? Quizás eliminando un grupo criminal para dar espacio a otro, no lo sé.

¿Las armas producidas por EE.UU. y que a través del tráfico llegan a las organizaciones criminales han contribuido al aumento de la violencia?
En México hay una guerra contra la violencia de las organizaciones criminales que utilizan armas traficadas desde Estados Unidos, pero también desde otros países. Hay casos muy importantes documentados en Guatemala y El Salvador de desvíos de armas desde almacenes militares hasta organizaciones criminales. La responsabilidad es compartida.

A pesar de la violencia, al gobierno mexicano se le reconocen avances contra el crimen en los últimos cinco años, el mismo período en el que han muerto 40.000 personas. ¿Cómo explicarlo?
México ha tenido progresos increíbles, como la reestructuración de la Policía Federal y la especialización de su pie de fuerza. Hoy quiere y puede ofrecer su experticia a la región para que exista la cooperación internacional que permita hablar el mismo idioma entre policías. Son cambios que no se pueden hacer de un día para otro, como tampoco eliminar la corrupción y reconquistar el territorio. A pesar de todo, México sigue estando entre los 15 países más ricos del mundo.

¿Qué opina del paralelo que se establece entre la guerra narco en México y la guerra contra el narcotráfico en Colombia?
No tienen nada que ver. Pablo Escobar y los carteles colombianos tenían su sustento en la producción de cocaína y la cadena de tráfico hacia los Estados Unidos. Hoy en día en México no hay carteles, son organizaciones criminales que tienen un portafolio de actividades diversificado, en donde la droga puede ser una de las actividades, pero también hay tráfico de personas, tráfico de migrantes, extorsión, secuestro, crímenes contra la propiedad, robo, falsificación. Hay un cambio estructural, el crimen es más diverso.

Temas relacionados