Ministros alertan sobre situación “explosiva” en Ucrania

Rusia ha lanzado nuevas maniobras militares como respuesta a las acciones de Kiev contra prorrusos.

AFP

 El viceministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Danylo Lubkivsky, dijo hoy en Washington que la situación en Ucrania es "impredecible y explosiva" y aseguró que su país sigue siendo víctima del "ataque desvergonzado" de Rusia.

"La situación se está deteriorando, es muy difícil, explosiva. Permítanme que les diga que la situación es impredecible", afirmó hoy Lubkivsky en un pequeño encuentro con periodistas y diplomáticos en la capital estadounidense, donde mantendrá reuniones con altos funcionarios estadounidenses.

El ejército ruso lanzó nuevas maniobras en la frontera con Ucrania en respuesta a la operación militar lanzada por las autoridades de Kiev contra los separatistas prorrusos en el este del país, en una nueva peligrosa escalada de la crisis en esta ex república soviética.

"Nos vemos obligados a reaccionar a esta evolución de la situación", declaró el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, citado por las agencias rusas. "Unidades de los distritos militares del sur y del oeste han comenzado ejercicios", añadió."La aviación sobrevuela (...) cerca de la frontera", dijo.

El ministro expresó su "gran preocupación" por el asalto de las tropas ucranianas contra los separatistas en Slaviansk, bastión de los insurgentes prorrusos en el este del país, que ha causado "hasta cinco muertos" en las filas de los insurgentes, según Kiev, y herido a un soldado ucraniano.

"Se ha autorizado el uso de armas contra los civiles de su propio país. Si no paramos esta máquina militar hoy, esto provocará muchos muertos y heridos", dijo Shoigu. Ucrania no retrocederá ante la "amenaza terrorista" en el este del país, declaró el presidente interino Olexandre Turchinov, acusando a Moscú de "apoyar abiertamente a los terroristas".

"No vamos a retroceder ante la amenaza terrorista", dijo Turchinov en un discurso televisado a la Nación. "Exigimos que Rusia cese de injerir en los asuntos internos, que deje el chantaje y las amenazas y retire sus tropas de la frontera este de Ucrania", añadió, después de haber acusado a Moscú de "sostener abiertamente a los asesinos y terroristas" en Ucrania.

Putin califica de "crimen" asalto contra separatistas

Ucrania lanzó este jueves un sangriento asalto contra los separatistas de Slaviansk (este), bastión de los rebeldes prorrusos en la región, inmediatamente denunciado por Vladimir Putin como un "crimen" que tendrá "consecuencias". Los enfrentamientos entre tropas ucranianas y separatistas en Slaviansk "dejaron hasta cinco muertos" entre los insurgentes y un soldado ucraniano resultó herido, informó el ministerio del Interior en Kiev.

"Si el régimen actual de Kiev comenzó realmente a utilizar al ejército contra la población en el país, es un crimen muy grave contra su propio pueblo", reaccionó el presidente ruso Vladimir Putin, que anunció "consecuencias" para "las relaciones intergubernamentales", sin entrar en detalles. "Si las autoridades actuales de Kiev hicieron esto, entonces se trata sencillamente de una junta, de una especie de banda criminal", afirmó el presidente ruso.

En el lugar de los hechos, periodistas de la AFP oyeron tiroteos en un puesto de control de los rebeldes en la entrada norte de Slaviansk, y avistaron luego varios blindados -uno de ellos con una bandera ucraniana- pasar frente al retén en llamas. Los blindados se retiraron sin embargo y ya no eran visibles por la tarde.

El líder separatista de Slaviansk, ciudad de unos 100.000 habitantes, Viacheslav Ponomarev, ordenó a los civiles que dejaran la municipalidad. Slaviansk está desde hace varios días enteramente bajo control de los rebeldes prorrusos.

Hombres armados de fusiles, ataviados con uniformes sin insignia y encapuchados ocupan varios inmuebles públicos. Ponomarev había pedido el domingo a Rusia que interviniera para proteger a la población. Kiev anunció igualmente la liberación de la municipalidad de Mariupol, un puerto de 500.000 habitantes en el sudeste, en una operación que dejó cinco heridos. Más al norte, un soldado resultó herido durante un asalto de separatistas a una base militar de Artemivsk.

La tensión crece de forma imparable

La tensión no cesa de aumentar. Moscú, que amenazó con una intervención militar si sus "intereses legítimos" se ven amenazados en Ucrania, acusó el jueves a los occidentales de utilizar a esta exrepública soviética como un "peón en el juego geopolítico".

Desde Tokio, Barack Obama responsabilizó a Rusia del fracaso del compromiso internacional suscrito hace una semana en Ginebra, que supuestamente debía reducir tensiones entre las dos partes.

"Hasta ahora, no los hemos visto respetar ni el espíritu ni la letra del acuerdo de Ginebra", lamentó Obama en conferencia de prensa en la capital japonesa, primera etapa de una gira asiática. "En cambio, continuamos viendo a hombres malintencionados, armados, apoderándose de edificios, hostigando a personas que no están de acuerdo con ellos, desestabilizando a la región y no hemos visto que Rusia se aparte o los desaliente", añadió el presidente estadounidense.

Si Rusia sigue ignorando el acuerdo de Ginebra, "habrá consecuencias y "nuevas sanciones", amenazó. De su lado Rusia acusó además a Estados Unidos y la UE de haber fomentado una "revolución" en Kiev, en referencia a la destitución en febrero por el Parlamento ucraniano del presidente prorruso Victor Yanukovich, tras tres meses de violentas protestas.

"En Ucrania, Estados Unidos y la Unión Europea (...) intentaron llevar a cabo una nueva 'revolución de color', una operación de cambio de régimen contraria a la Constitución", declaró el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

De otro lado el Fondo Monetario Internacional (FMI) informó este jueves que decidirá el 30 de abril si aprueba o no un vasto plan de ayuda a Ucrania destinado a evitar la quiebra de ese país, afectado por crecientes tensiones con su vecino ruso