Ministros de EE.UU. y Japón discutieron alianza militar

Esto ante las crecientes amenazas a la seguridad en la región Asia-Pacífico.

El secretario de defensa de EE.UU. Chuck Hagel, el secretario de estado de EE.UU. John Kerry, el primer ministro japones Shinzo Abe, el ministro de exteriores japonés Fumio Kishida y el ministro de defensa japonés Itsunori Onodera./ AFP

 El secretario de Estado John Kerry y el ministro de Defensa Chuck Hagel se comprometieron este jueves con sus homólogos nipones a reforzar la cooperación de Estados Unidos y Japón ante las crecientes amenazas a la seguridad en la región Asia-Pacífico.

Después de colocar una corona de flores en el cementerio nacional Shidori ga Fushi en memoria de los japoneses, civiles y militares, muertos en la última guerra, Kerry y Hagel se reunieron con sus homólogos Fumio Kishida e Itsunori Onodera para una reunión "2+2", la primera en territorio japonés.

Los principales temas discutidos fueron la seguridad regional, en momentos en que el gobierno japonés está preocupado por el incremento del poderío militar y sobre todo marítimo de China, mientras el programa nuclear norcoreano sigue siendo una preocupación fundamental tanto para Corea del Sur como para Japón, que temen un ataque nuclear norcoreano.

Ambos países acordaron que Japón "aumentará su papel" en esta alianza. Ante esta evolución, ambas naciones se refirieron a su cooperación en "sectores estratégicos como el espacio y el ciberespacio", así como en "el incremento de las capacidades de defensa con misiles balísticos".

"Esta alianza es por lo tanto un elemento vital de nuestras estrategias en materia de seguridad nacional", indicó Kerry. Su homólogo nipón, Fumio Kishida, destacó la importancia de la relación estadounidense-japonesa, señalando "el aumento de la intensidad de (los problemas de) la seguridad en esta región".

Su colega de Defensa, Itsunori Onodera, fue más directo al referirse a "las amenazas diversas de Corea del Norte" y al hecho que "países de Asia tienen relaciones tensas con China, sobre todo en lo que respecta a las cuestiones marítimas".

Desde hace más de un año, las relaciones entre China y Japón son glaciales debido a un diferendo territorial en el Mar de China Oriental, donde China reivindica un pequeño archipiélago desierto administrado por Japón con el nombre de Senkaku (Diaoyu para Pekín). A nivel bilateral, Washington y Tokio acordaron instalar en el centro de Japón un segundo radar de defensa contra misiles balísticos.

También se pusieron de acuerdo en la partida de unos 5.000 soldados norteamericanos acantonados en la isla de Okinawa después de 2020 y en el despliegue por primera vez en Japón de "dos a tres" aviones teleguiados de observación Global Hawk.