Míster Afganistán, la herencia de EE.UU. en ese país

Durante la era talibán estaba prohibido exhibir el cuerpo. Hoy cientos de hombres depilados y bronceados compiten por ganar el concurso.

AFP
El fisicoculturismo se convirtió durante años en el deporte más popular de Afganistán. Incluso durante el régimen talibán, que castigaba practicar varias disciplinas deportivas, esculpir los músculos estaba permitido. Tanto así, que muchos niños vieron en esta práctica un escape a la férrea autoridad talibán y luego a la guerra.
 
Los talibán, que llegaron al poder en 1996, proponían una vuelta al purismo más ortodoxo en el país. Y no solo en el tema religioso sino también moral. Según los pastún, la etnia mayoritaria de Afganistán, las mujeres deben llevar el burka y se deben seguir estrictas normas de comportamiento, que fue lo que impusieron los talibán. Los fisicoculturistas tenían prohibido exhibir sus músculos. Podían practicar dicha disciplina pero siempre cubiertos con un traje de entrenamiento. 
 
Sin embargo, después de la caída del régimen, en 2001, la práctica no sólo aumentó considerablemente sino que los afganos decidieron exhibir su musculatura sin ningún problema y dejaron los trajes de entrenamiento, gracias a las imágenes que llegaron con los estadounidenses.
 
Dos años después de que cayera el régimen del terror se estableció en el país un culto al cuerpo más parecido a lo que se vivía en Estados Unidos. Cuando se fueron los talibán empezaron a surgir cientos de gimnasios con imágenes de culturistas famosos como Arnold Schwrzenegger y ahí comenzó la nueva era de fisicoculturistas. Hoy hombres afganos con camisetas ajustadas, músculos bronceados y brillantes apenas dejan recordar el estricto régimen. Ellos no solo llevan una dieta que incluye 15 huevos diarios y complementos proteínicos, también algunos asteroides que hoy consiguen con facilidad, al igual que otros suplementos que llegaron con la invasión estadounidense. 
 
Por estos días se celebra en el país el concurso Míster Afganistán, establecido en el país desde 2005, con cientos de participantes. Un montón de jovencitos en pantaloneta de baño exhiben sus cuerpos trabajados en Kabul, ciudad que alberga la final del famoso certamen. Pero el concurso era tan popular y eran tantos los concursantes que se debieron abrir nuevas categorías: hoy se elige Míster Afganistán, Afganistán Junior y Master Afganistán, que cobija a los mayores de 50 años.
 
Esta vez el concurso es especial porque se cumplen diez años de competencia en el país, que agrupa a 500 participantes venidos de 28 de las 34 provincias del país. 
Temas relacionados

 

últimas noticias