"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 9 horas

Mohamed Mursi, de la presidencia a la cárcel

Catapultado a la presidencia del país árabe más poblado desde los círculos clandestinos de los Hermanos Musulmanes.

Una simpatizante del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi ondea una bandera mientras asoma por un balcón una fotografía suya, durante una protesta en El Cairo (Egipto). / EFE

Detenido en un lugar secreto desde su derrocamiento el 3 de julio, Mursi tendrá que responder con otros 14 acusados a las acusaciones de "incitación al asesinato" de manifestantes durante las refriegas que dejaron siete muertos delante de su palacio presidencial el 5 de diciembre de 2012.

El primer presidente egipcio elegido democráticamente ha hecho saber a sus partidarios que no reconoce la autoridad de los jueces y que, por tanto, "no le va a defender ningún abogado" en un juicio que, según él, está organizado por "golpistas".

Menos de dos años después de que los Hermanos Musulmanes ganaran las elecciones legislativas por amplia mayoría y después la presidencial, la destitución de Mursi fue el inicio de una brutal represión. Al menos mil manifestantes favorables a Mursi perdieron la vida en la terrible represión de las fuerzas de seguridad desde mediados de agosto y más de 2.000 miembros de la cofradía, entre ellos casi todos sus dirigentes, han sido detenidos.

Con un doctorado en Estados Unidos, en 2000 Mursi fue elegido diputado y reelegido en 2005, antes de pasar siete meses en prisión por haber participado en una manifestación de apoyo a los magistrados reformistas. En 2010 se convirtió en portavoz de la cofradía y miembro de su oficina política. El 28 de enero de 2011 fue encarcelado brevemente, tres días después del inicio de la revuelta que terminó con la caída de Hosni Mubarak.

Algunos acusaban a ese hombre de 62 años de ser una marioneta del opaco buró político de los Hermanos Musulmanes y de su guía supremo, el secreto Mohamed Badie. Otros recordaban que había sido apodado "rueda de auxilio" porque había sustituido en el último momento al candidato previsto de los Hermanos Musulmanes, el riquísimo financiero de la cofradía Jairat al Shater, cuya candidatura fue invalidada por las autoridades.

Mursi fue elegido en la segunda vuelta frente al cacique del régimen de Mubarak, Ahmed Chafiq. Fue el primer presidente de Egipto que no salía de las filas del ejército y el primer jefe de Estado de la corriente islamista, cuyos objetivos priorizó durante su corta presidencia, según los críticos, pese a que prometió que sería el "presidente de todos los egipcios" y el garante de los ideales democráticos de la revuelta que tumbó a Mubarak.Su breve presidencia estuvo marcada por numerosas crisis.

Exactamente un año después de asumir su cargo, centenas de miles de egipcios salieron a las calles para reclamar su salida. Tres días más tarde, el ejército aprovechó esta movilización para destituirle.

Mursi nació en el seno de una familia modesta de la gobernación de Sharqiya, en el delta del Nilo en 1951, está casado y es padre de cinco hijos. Su aspecto bonachón, su sencillez y un lenguaje accesible a todos, contribuyeron a que conquistara cierta popularidad en las semanas posteriores a su elección, pese a no tener ningún carisma. Sin embargo, a medida que se afianzaba en el mando, muchos egipcios lo percibieron como un hombre ávido de poder, imbuido de ideología político-religiosa, que buscaba islamizar a marchas forzadas a la sociedad egipcia y restaurar un régimen autoritario.

Sus partidarios destacaban en cambio que era el primer civil en acceder a la presidencia y que las dificultades de Egipto -corrupción, problemas económicos, tensiones confesionales- eran anteriores a su llegada al gobierno.