Mugabe encontró a su sucesor en Zimbabwe: su esposa

El polémico líder africano la ascendió hace apenas semanas a la cúpula de su partido, que el próximo sábado se reunirá para ungir a quien desde ya se perfila como su reemplazo.

Grace Mugabe. /AFP

Hace tres meses, los simpatizantes la Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (ZANU-FP por sus siglas en inglés), no sabían quién sucedería a su líder y presidente de la nación, Robert Mugabe. Sin embargo, resultaba evidente que alguien tenía que tomar su lugar, no porque cuestionaran su capacidad: Mugabe es el jefe de Estado desde la independencia del país en 1980 y desde entonces ha ganado, muy sospechosamente, todas las elecciones que ha disputado con resultados que suelen otorgarle más del 95% de los votos. El problema es que a Mugabe se le está acabando la vida, la buena salud y está próximo a cumplir 91 años. Por eso ahora aparece en escena Grace Mugabe, su esposa.

El próximo sábado en Harare, la capital, el partido celebrara su cumbre nacional y eligirá al sucesor. Sucesora, tal vez, porque pocas dudas quedan de que Grace Mugabe, de 49 contará con la bendición de su marido. Él, desde agosto pasado, sorprendió a todos al proponer que su mujer presidiera la potente Liga de la Mujeres del partido. Al final su acenso resultó ser meteórico: en seis meses pasó de ser una militante de base a formar parte de la cúpula. Así que quizá a hora los intereses de los que hasta hace poco eran los dos principales candidatos a la sucesión, se vean perjudicados: la vicepresidenta y varias veces ministra, Joice Mujur y el ministro de Justicia, Emmerson Mnangagwz.

Los observadores consideran que Grace Mugabe tiene aspiraciones dinásticas. Ella "no tiene apoyo popular y no entra en el molde de elección de los dirigentes de la ZANU-PF. En principio hay que tener galones ganados durante la lucha de liberación o una larga carrera en el partido", dice el analista político Earnest Mudzengi. "La sacaron literalmente de la chistera. Y desde entonces busca enemigos; sólo hay que fijarse en la purga en el interior del partido", agrega.

La falta de popularidad y las pugnas internas en el partido preocupan ahora a los enormes intereses que Grace Mugabe tendrá que proteger si su marido muere o abandona el poder. Ella se convirtió en una importante terrateniente con la reforma agraria de la década de 2000, que expulsó y expropió a miles de hacendados blancos sus tierras, terrenos que fueron entregados a zimbabuenses negros.

Antes de primera dama, Grace fue la secretaria particular del líder máximo. Juntos tuvieron tres hijos, dos de ellos antes de que muriera la esposa legítima, Sally, nacida en Ghana y fallecida en 1992. Mugabe se casó con Grace en 1996 y casi en seguida se se hizo famosa por su ostentoso estilo de lujo: grandes marcas, grandes diseñadores, grandes fortunas invertidas en su imagen. De ahí que la apoden "Gucci Grace" o "primera compradora".

En las últimas semanas, desde que decidió volcarse a la actividad política, la mujer de Mugabe empezó a rectificar su imagen. Sus partidarios hacen circular nuevos sobrenombres como "Dr Amai" (Doctor Mamá), "Unificadora" o "Reina de Reinas". Además se doctoró en filosofía en la Universidad de Zimbabwe, presidida por su marido. De acuerdo con informes de prensa, se había inscrito en la Universidad apenas tres meses antes de defender su tesis de doctorado.

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump