¿Por qué la mujer de blusa negra en esta fotografía debería importarle?

Momentos después de ser tomada la foto, 500 civiles inocentes desarmados, incluyéndola a ella, fueron masacrados por soldados de EE. UU.

El episodio es conocido como la masacre de My Lai, en Vietnam, ocurrida hace 45 años, según recuerda The Huffington Post, que reseñó una publicación aparecida en el blog BagNews sobre el tema.

¿Vio usted qué hace la mujer de blusa negra mientras los otros en la fotografía muestran su cara de terror porque van a ser asesinados? ¿Por qué alguien en esa situación se está arreglando la blusa? La autora de la publicación del blog, Valerie Wieskamp, llama la atención sobre el hecho.

“Es porque antes de que las personas en la fotografía fueran masacradas, antes de que la fotografía fuera tomada, la mujer había sido asaltada sexualmente por un grupo de militares estadounidenses, dice.

El hecho, dice Wieskamp, fue documentado por la investigación, pero pasado por alto por los medios durante años y desconocido por el público en general, que tuvo noticia de él por vez primera esta semana.

¿Por qué la historia ha estado oculta por tanto tiempo? ¿Por qué la mayoría de los estadounidenses recuerda a ‘La niña del napalm’, pero desconoce a ‘La mujer de la blusa negra’? Las preguntas son formuladas por The Huffington Post.

Y las respuestas que da el diario son las mismas por las que a usted, colombiano, debería importarle la mujer de la blusa negra en la fotografía (y las miles de mujeres víctimas de violencia sexual dentro o fuera del conflicto armado colombiano).

The Huffington Post arma la respuesta a partir de los comentarios de los usuarios en el sitio de la publicación original.

“Una cosa es leer sobre violencia sexual (asalto sexual durante la guerra) como una nota al margen en un artículo noticioso, y otra cosa es ver la angustia en las caras de la gente que ya la ha experimentado o que ha sido testigo de ella… quizás esta foto nos invita a confrontar momentos de nuestra historia que son demasiado dolorosos”, dice The Huffington Post, quien a agrega comentarios de los lectores en la publicación original: “(…) Lo lleva a uno a preguntarse cuando asaltos como este ocurrieron en Afganistán e Irak (y usted, colombiano, puede poner los sitios de la geografía nacional que quiera)”. “Es suficientemente duro para una sociedad tomar seriamente la violación cuando le pasa a una mujer joven en una fiesta. Es incluso más duro cuando está rodeada de otras atrocidades. Pero es parte de nuestra historia (y presente). Necesitamos verla”.

Ponerles rostro humano a las víctimas de la violencia, en general, y a las víctimas de la violencia sexual, en particular, es un primer paso para enfrentarla.

Temas relacionados