"La mujer que se quita el velo es muy valiente"

En Egipto la palabra para referirse a una mujer sin velo -"safera"- es también utilizada, a veces, de manera despectiva como sinónimo de descarada.

EFE

Cuando Asmaa decidió quitarse el "hiyab", el velo que le cubría la cabeza, sabía que le esperaba una larga lucha contra las presiones y criticas de su familia y su entorno, en un país, Egipto, donde cubrirse el cabello está considerado un deber religioso.

Antes de descubrirse la cabeza, Asmaa, de 25 años, estuvo un año y medio intentando convencer a su familia "conservadora" de que le permitieran quitarse el velo. Además, según cuenta a Efe: "como mi padre estaba enfermo tenía miedo de que al quitármelo se pusiera peor".

Esta joven egipcia, que trabaja como periodista en un medio local, opina que es la sociedad la que obliga a las mujeres a llevar el pañuelo en la cabeza. Para ella, no es "un deber religioso" y prueba de ello, según dice, es que "en los años sesenta no había muchas mujeres veladas".

"Pero luego, por la islamización de la sociedad muchas mujeres comenzaron a llevarlo", continúa.

Su opinión, sin embargo, no es compartida por Dar al Iftaa, la principal autoridad egipcia encargada de emitir fatuas (edictos religiosos). Sobre este asunto, su portavoz adjunto, Hani Dawa se muestra tajante: el velo "es una obligación en el islam y quien no lo lleva es una pecadora".

Dawa explica a Efe que cuando una mujer solicita consejo a esta institución religiosa sobre la posibilidad de quitarse el "hiyab" le recomiendan que no lo haga.

"Simplemente le decimos que es una obligación, que está prohibido quitárselo y que hay que mantenerse firmes", dijo Dawa, quien, no obstante, concluye: "Al final, la mujer es libre en su decisión, pero es un pecado".

Para Asmaa, la revolución egipcia de 2011, con sus promesas de igualdad, dignidad y justicia social, ejerció una gran influencia en muchas jóvenes.

"Si no tuve miedo de enfrentarme a los tanques en las manifestaciones, ¿cómo iba a tener miedo de tomar esa decisión?" se pregunta, antes de precisar, que a pesar de su determinación se desprendió del "hiyab" progresivamente.

La periodista cuenta que, en un primer momento, su familia le obligó a llevarlo por la calle, aunque después se lo quitara en el trabajo.

En la redacción de su periódico, sufrió el rechazo de algunos compañeros y la incomprensión de otros. Incluso cuando cambió la foto de su perfil en Facebook, también recibió presiones por parte de algunos amigos que intentaron convencerla de que volviera a cubrirse.

Cuenta como un colega dejó de saludarla, mientras que otros compañeros empezaron a preguntarle si seguía rezando o ayunado en el mes de Ramadán.

Sin embargo, reconoce que algunos compañeros y compañeras también le felicitaron por su decisión.

"Yo sigo rezando, leyendo el Corán y ayunado" insiste, antes de subrayar que quitarse el velo no tiene nada que ver con la fe. Para ella, es una "cuestión personal" sobre la que todo el mundo acaba entrometiéndose, por lo que para "tomar esa decisión hay que ser valiente para decir a todo el mundo: 'déjadme en paz'"

Esraa Ramadan, de 28 años, explica a Efe que para ella, la decisión de prescindir del velo no fue tan traumática.

"Mi familia es moderada y no tuvo problemas cuando decidí quitármelo" dice Esraa, quien confiesa que se sentía "escondida dentro del velo".

Asegura que se veló cuando estaba en el bachillerato: "Solo porque todas las chicas de la escuela llevaban velo excepto yo y mis compañeras cristianas. Por eso, decidí llevarlo".

Esraa, que trabaja como maquilladora, cuenta, al igual que Asmaa, que se animó a desprenderse del velo tras el levantamiento contra el expresidente egipcio Hosni Mubarak en 2011.

Entonces, explica, su personalidad cambió mucho, se volvió "fuerte" y tomó la decisión "sin dudarlo".

Según Esraa, al igual que ella, tras las revolución de 2011, otras jóvenes se animaron a quitarse el velo.

"El fenómeno se propagó entre las chicas y, por ejemplo, tres de mis amigas se lo quitaron" asegura la joven, que insiste en que para ella no fue "difícil" prescindir del pañuelo.

"Apóstata", le gritó a Nada al Hariri, de 27 años, su madre cuando esta le comentó, el pasado abril, que iba a salir a la calle sin velo.

A pesar del rechazo manifiesto de su madre y de que sabía que llevar el "hiyab" es "una obligación impuesta por la sociedad", Nada tomó la determinación de salir con la cabeza descubierta.

"Me sentí más tranquila al andar por la calle sin el velo, pude notar como el aire jugaba con mi cabello, después de diez años con la cabeza cubierta. Eso es todo lo que quería", expresa a Efe.

Por todo esto, Asmaa insiste en que en Egipto, donde la palabra para referirse a una mujer sin velo -"safera"- es también utilizada, a veces, de manera despectiva como sinónimo de descarada, "la mujer que se quita el 'hiyab' es muy valiente y tiene que tener mucha confianza en sí misma".

Temas relacionados
últimas noticias