Murió expresidente israelí Shimon Peres

El Nobel de Paz, de 93 años, fue víctima de un accidente vascular cerebral el 13 de septiembre por lo que estaba hospitalizado.

El expresidente israelí y Premio Nobel de la Paz, Shimon Peres.  / EFE
El expresidente israelí y Premio Nobel de la Paz, Shimon Peres. / EFE

La salud del expresidente israelí Shimon Peres no aguantó más. Catorce días después de haber sido hospitalizado tras sufrir una hemorragia cerebral, murió en el hospital de Tel Hashomer, en Tel Aviv. (Lea: ¿Quién era Shimon Peres, el gran partidario de la paz en Israel?)

Este año había presentado varios problemas de salud, de hecho había sido ingresado dos veces al centro médico por problemas cardíacos. 

El dirigente laborista, al que le fue implantado un marcapasos hace varios días, había sido sedado en un coma inducido e intubado en la unidad de cuidados intensivos. (Vea: Shimon Peres, el Nobel de Paz que buscó la reconciliación entre Israel y Palestina)

Peres fue el anterior jefe del Estado de Israel, cargo que ejerció entre 2007 y 2014, y había seguido manteniendo una actividad pública a través del Centro por la Paz que lleva su nombre para promover la coexistencia entre judíos y palestinos y el desarrollo económico de Oriente Próximo, aunque desde el pasado enero, cuando presentó sus primeras dolencias, su presencia pública se había reducido considerablemente.

Shimon Peres fue el último sobreviviente de la generación de los fundadores del Estado de Israel, y fue uno de los que participó en los acuerdos de Oslo firmados con los palestinos en los años 1990.

Obtuvo el premio Nobel de la Paz en 1994 junto con Yitzhak Rabin y Yaser Arafat por su rol en la negociación de los acuerdos que sentaron las bases de la autonomía palestina.

Peres defendió en los años 1970, cuando era ministro de Defensa, la implantación de las primera colonias en Cisjordania ocupada. Estas implantaciones se multiplicaron en los territorios palestinos. La comunidad internacional las considera ilegales y constituyen un obstáculo a la paz. Peres también será recordado como supuesto padre del arsenal atómico del Estado judío, al negociar con la Francia del presidente Charles De Gaulle en 1959 la compra del primer reactor nuclear para Isarel.