Murió Luis Miquilena, "padre político" de Chávez y exministro venezolano

Falleció a los 97 años por causas naturales. Fue el expresidente de la Asamblea Constituyente que en 1999 redactó la actual Constitución de Venezuela.

Archivo-AP

El exministro Luis Miquilena, a quien el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez consideraba su padre político, murió este jueves a los 97 años, informaron familiares.

Expresidente de la Asamblea Constituyente que en 1999 redactó la actual Carta Magna, Miquilena falleció por causas naturales en su casa de Caracas.

Miquilena militó en el Partido Comunista de Venezuela (PCV) desde los 14 años y fundó junto a Chávez el extinto Movimiento Quinta República (MVR), con el que el teniente coronel llegó a la presidencia en 1998.

Estuvo preso durante el régimen de Marcos Pérez Jiménez (1953-1958) y aportó a la base ideológica del chavismo, con el que años más tarde rompió en medio de acusaciones mutuas de traición y corrupción.

El político, que en los últimos años fue un duro crítico del presidente Nicolás Maduro, se granjeó el afecto de Chávez quien se consideraba su "hijo político".

"Era conocido por ser un hombre reflexivo y respetable. Tenía mucha ascendencia sobre Chávez, que lo escuchaba mucho", comentó a la AFP la exministra de Ambiente Ana Elisa Osorio.

Fue el primer ministro del Interior de Chávez por cinco meses en 1999, cargo que volvió a ocupar entre 2001 y 2002 antes del quiebre con la "revolución bolivariana".

La separación se dio antes del golpe de Estado de abril de 2002, que sacó del poder a Chávez por 72 horas y dejó un saldo de 19 muertos en Caracas, tras lo cual Miquilena afirmó que el gobierno tenía "las manos manchadas de sangre". 

La "corrupción", la estrecha relación de Chávez con el gobierno cubano y la "militarización del proyecto" político fueron las causas del alejamiento, señaló a la AFP el exconstituyente Alberto Hernández.

Para el veterano opositor de izquierda Américo Martín, Miquilena cometió un error al "apoyar a Chávez", y luego perdió amigos al separarse del gobierno socialista.
Miquilena fue "un gran defensor de la democracia, un hombre vigoroso al que no le temblaba el pulso para tomar grandes decisiones, como cuando en 1945 pidió armas al gobierno del presidente Isaías Medina Angarita para defenderlo de un golpe", relató Martín.

 

últimas noticias