Murió Marcos Ana, "el comunista poeta" de España

El español, que pasó 23 años en la cárcel durante la dictadura franquista, falleció este jueves en Madrid a los 96 años, informó el Partido Comunista de España (PCE), en el que militó hasta el final.

Gabriel Aponte - El Espectador

Nacido como Fernando Macarro Castillo en 1920, el poeta "ha fallecido hoy (jueves) a las 9:30 en el hospital Gregorio Marañón donde se encontraba ingresado, acompañado de su familia y amigos", indicó Mundo Obrero, publicación del PCE. (Lea: La cárcel, universo clandestino)

"Nuestro camarada Marcos Ana nos ha dejado, siempre lo decía: Vale la pena lucha. Hasta siempre Marcos. #MarcosAnaVive", escribió la formación en su cuenta de Twitter.

Conocido por "España a tres voces", "Las soledades del muro", "Vale la pena luchar" o por su obra autobiográfica "Decidme cómo es un árbol", fue en la cárcel donde Marcos Ana comenzó a escribir poesía, que en su tiempo fue alabada por Pablo Neruda o Rafael Alberti.

Su muerte generó reacciones en las redes sociales, sobre todo de la izquierda, como de Pablo Iglesias, jefe del partido antiausteridad Podemos, que escribió en Twitter: "Nos deja un héroe del pueblo, un hombre humilde y valiente, un ejemplar militante comunista. Eres el orgullo de tus camaradas y el nuestro".

Afiliado al Partido Comunista, se alistó en el bando republicano durante la Guerra Civil. Cuando el conflicto acabó en 1939, a sus 19 años, fue detenido en Madrid, donde comenzó su prolongado periodo en prisión, llegando incluso a ser condenado dos veces a muerte, aunque luego su pena fue conmutada.

Al volverse poeta, asumió el seudónimo de Marcos Ana, usando los nombres de pila de sus padres, el primero fallecido durante un bombardeo en la Guerra Civil.

"Muy conocido por su papel activo en la solidaridad internacional con los presos y presas españolas durante el franquismo", al ser excarcelado en 1961 se exilió en París, donde dirigió el Centro de Información y Solidaridad "con Pablo Picasso como presidente de honor", recordó Mundo Obrero.

Una vez finalizada la dictadura tras la muerte de Francisco Franco en 1975, Marcos Ana pudo volver a su país, donde siguió escribiendo y defendiendo la libertad de los presos políticos y otras causas, que lo llevaron a, por ejemplo, por repudiar la dictadura chilena de Augusto Pinochet.

El "comunista poeta", como él mismo se definía, recibió condecoraciones del gobierno de España como el Mérito al Trabajo (2009) y el Mérito de Bellas Artes (2011).