Negociaciones comerciales entre EE.UU. y UE, amenazadas por espionaje

El acuerdo de libre comercio, de hecho, ya se encuentra retrasado por la crisis presupuestal estadounidense.

El mandatario estadounidense Barack Obama y la canciller alemana Angela Merkel de fondo.

 La onda expansiva del espionaje de Estados Unidos amenaza las negociaciones comerciales con la Unión Europea para un acuerdo de libre comercio, ya retrasadas por la crisis presupuestal estadounidense.

Esta advertencia fue lanzada por la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, quien se encuentra de visita en Washington en momentos en que las revelaciones de espionaje por parte de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) en Francia o España y de escuchas al celular de la canciller alemana, Angela Merkel, desataron fuertes tensiones diplomáticas.

"Los amigos y aliados no se espían mutuamente (...). Es urgente y crucial que nuestros aliados estadounidenses actúen para restablecer la confianza", dijo Reding en el centro de análisis Peterson Institute. "Para que ambiciosas y complejas negociaciones tengan éxito, es necesario que haya confianza entre las socios negociadores", añadió.

Reding dijo que la cuestión del espionaje afecta directamente un tema clave en las negociaciones en curso desde julio, que tienen como objetivo la creación de una de las mayores zonas de libre comercio del mundo.

Washington pretende que las compañías, especialmente las basadas en internet, tengan acceso a cierta información de los usuarios como sucede en Estados Unidos. Sin embargo, Reading dijo que los europeos no cederán en lo que refiere a una fuerte protección de los datos personales. "La protección de datos (...) es un derecho fundamental, y como tal, no es negociable", sostuvo.

"Las revelaciones sobre las actividades de las agencias de inteligencia estadounidenses en Europa y el daño que esto ha causado, han traído una renovada atención a esta cuestión. Hay cosas que no pueden ser justificadas por la lucha contra el terrorismo", insistió la representante europea.
La Oficina del Representante estadounidense de Comercio Exterior (USTR, por sus siglas en inglés) expresó por su parte que sería desafortunado que las negociaciones comerciales se vieran afectadas por la cuestión del espionaje.

"Sería desafortunado dejar que estos temas -sin embargo importantes- nos distraigan de nuestro objetivo mutuo de negociar un (...) buen acuerdo que aumente el comercio bilateral y la inversión, apoye el empleo, y aumente nuestra competitividad a nivel internacional", dijo un vocero del USTR.
"Las discusiones sobre las actividades de vigilancia de la NSA son independientes de nuestras negociaciones comerciales", agregó. La primera ronda de discusiones para el tratado comercial tuvo lugar en julio, en medio de las primeras revelaciones sobre el espionaje de la NSA. La segunda ronda, en tanto, fue pospuesta de manera indefinida a raíz del cierre parcial de servicios públicos en Estados Unidos durante la primera quincena de octubre.

Temas relacionados
últimas noticias