Nicaragua investiga si Colombia tenía jurisdicción para capturar pesquero

Estamos tratando "de determinar con los pescadores el sitio exacto donde fueron interceptados", advirtió el jefe del ejército nicaragüense.

La armada colombiana los retuvo porque realizaron faenas de pesca con canoas y buzos y tenían en su poder especies en vía de extinción.
La armada colombiana los retuvo porque realizaron faenas de pesca con canoas y buzos y tenían en su poder especies en vía de extinción.AFP

El Ejército de Nicaragua anunció este martes que investigará si la naval colombiana tenía jurisdicción para capturar un barco con 60 pescadores a bordo que faenaban en el mar Caribe, donde la Corte Internacional de Justicia (CIJ) estableció nuevos límites a los dos países.

La Fuerza Naval está tratando "de determinar con los pescadores el sitio exacto donde fueron ellos interceptados" por la armada colombiana, porque "en aguas nuestras no tienen jurisdicción para aplicar la ley colombiana", advirtió el jefe del ejército, general Julio Avilés, a periodistas.

Un buque colombiano interceptó un pesquero nicaragüense de nombre "Papa D", propiedad de la empresa Flotanic S.A., indicó el portal del gobierno 19 de Julio, sin precisar cuando ocurrió el incidente.

El portavoz del ejército, Orlando Palacios, dijo a la prensa que tratarán a través de los canales diplomáticos de repatriar a los pescadores que fueron llevados a San Andrés.

La Armada Nacional sostiene que la embarcación nicaragüense fue retenida a 30 millas del cayo Serranilla, que pertenece al archipiélago de San Andrés, según versiones de la prensa local.

El ejército nicaragüense decidió, sin embargo, indagar donde ocurrió realmente el incidente, dijo Avilés.

La CIJ resolvió el 19 de noviembre un diferendo marítimo entre Nicaragua y Colombia, que determinó que el archipiélago de San Andrés, islotes y cayos adyacentes que estaban en disputa pertenecen a Bogotá, y concedió a Managua mayor soberanía sobre aguas del mar Caribe.

Colombia desconoció el fallo y ordenó mantener patrullajes en sus aguas en el Caribe, mientras que Nicaragua reforzó la vigilancia en las zonas adjudicadas por la CIJ