Nicaragua se ve afectada por alza en los precios de los alimentos

Uno de los productos de la canasta básica que más se ha encarecido en las últimas semanas ha sido el fríjol.

Un grupo de ciudadanos organizados se manifestaron a las afueras de la estatal Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos (Enabas), en Managua, en demanda de la reducción de los precios de los productos de la canasta básica, especialmente el del fríjol rojo.

En la manifestación, que interrumpió momentáneamente el tráfico de vehículos en una de las principales avenidas de Managua, los miembros de la organización Ciudadanos Unidos por Nicaragua protestaron contra la especulación de los precios de los alimentos y el acaparamiento..

"Está cara la comida", "Que bajen los precios de la comida", gritaban, entre otros, los manifestantes, que sostenían sartenes y cucharas con las que hacían ruido y portaban cartulinas con leyendas como "No sigan sangrando al pueblo", "Queremos comer para poder vivir bien y bonito".

"Aquí estamos por una lucha social, porque es injusto que el ente regulador de los alimentos (Enabas) se haga de oídos sordos y no preste atención a las necesidades de todo el pueblo nicaragüense", dijo a periodistas el dirigente de Ciudadanos Unidos por Nicaragua, Carlos Jarquín.

Uno de los productos de la canasta básica que más se ha encarecido en las últimas semanas ha sido el del fríjol, cuyo precio se ha triplicado hasta casi alcanzar los dos dólares por kilogramo.

Las autoridades nicaragüenses han confirmado que los especuladores han subido el precio del fríjol y también han dicho que el Gobierno no puede regular los precios.

El diputado disidente sandinista, Víctor Hugo Tinoco, que participó en la manifestación, dijo a periodistas que el alto precio del fríjol rojo es porque se promovió más la cosecha de fríjol negro -que no es consumido por los nicaragüenses- para su exportación.

Los nicaragüenses consumen un promedio de 2,7 millones de quintales de fríjol rojo cada año.

Por su lado, el economista Ricardo Zambrana, también presente en la protesta, dijo que se comenzarán a manifestar con más frecuencia porque "la gente se siente agredida por el alza de precios" y pidió a Enabas contribuir a la estabilización de los precios de los granos básicos.

Por ahora la solución que ha encontrado el Gobierno de Nicaragua es abrir sus bodegas para vender fríjoles a precios entre un 30 y un 40 % más bajos que en el mercado, aunque no ha contribuido a mejorar la situación porque siguen siendo caros y de menor calidad, de acuerdo con organizaciones de defensa de los consumidores.