Nicolás Maduro termina en Brasil su primera gira por Mercosur

Henrique Capriles criticó a Dilma Rousseff por dar su apoyo sin condicionamientos al sucesor de Hugo Chávez.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, llegó el jueves a Brasilia para reunirse con la presidenta Dilma Rousseff, cerrando una gira por el Mercosur, en su primer viaje internacional como mandatario en medio de los cuestionamientos en su país por el estrecho resultado de las elecciones.

El presidente llegó a la Base Aérea de Brasilia sin realizar declaraciones, según la transmisión en directo de la oficial Venezolana de Televisión.

La agenda oficial de Maduro prevé una reunión con la mandataria Dilma Rousseff a las 16H00 locales.

Maduro también tenía previsto reunirse con el popular expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, que lo apoyó en las elecciones, y participar en un acto con estudiantes y representantes de organizaciones sociales en la Universidad de Brasilia, ambos a puerta cerrada según informaron a la AFP sus respectivos portavoces.

Para Brasil, la visita es "simbólica: Maduro fue electo en su país y está visitando a las naciones vecinas", afirmó el portavoz de la cancillería, Tovar Nunes.

Sucesor del fallecido Hugo Chávez, Maduro inició su gira el martes en Uruguay y siguió el miércoles en Argentina, donde se reunió con los respectivos mandatarios. Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela integran el Mercosur, con Paraguay actualmente suspendido.

Esta es la primera gira de Maduro tras ganar las elecciones el 14 de abril pasado por un estrecho margen de 1,49% de los votos, cuyo resultado fue impugnado por la oposición. La victoria fue respaldada por sus vecinos suramericanos.

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, criticó el jueves a Brasil por dar su apoyo sin condicionamientos a Maduro, en una entrevista concedida al diario español El País.

"Pareciera una política atada a la economía y no a los principios", dijo Capriles, al reclamar que "en Brasil hay instituciones sólidas para que pudieran respaldar lo que se acordó en la Unasur poco después de los comicios, en la cual (el presidente peruano) Ollanta Humala, como presidente pro tempore, exhortaba a Venezuela a realizar la auditoría (de las elecciones). Incluso hablaron de reconteo".

"Con este viaje -a los países del Mercosur que lo han respaldado-, Maduro busca legitimar su situación, muy cuestionada en su país, no solo por el ajustado resultado electoral -cuestionado por la oposición- sino también por la situación económica y la seguridad pública, que son problemas muy graves", afirmó a la AFP el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Brasilia, Eduardo Viola.

Brasil y Venezuela mantienen una muy lucrativa relación económica. El comercio bilateral alcanzó un récord de 6.052 millones de dólares en 2012, con un histórico superávit para los brasileños de 4.059 millones.

Este año sin embargo, las exportaciones brasileñas a Venezuela cayeron 16% y las compras a Venezuela 12,8%, según datos oficiales del primer trimestre del año.

Las inversiones de empresas brasileñas en Venezuela se estiman en 20.000 millones de dólares.