Nigel Farage, el hombre detrás del “Brexit”

Aunque niega ser racista, el político británico ha basado su carrera en un fuerte sentimiento antieuropeo y antiinmigración. Es el rostro de un hecho sin precedentes para la historia de Europa.

Referencia / Archivo AFP.

Dicen que tiene más vidas que un gato. Nigel Farage, el hombre que impulsó el referendo que determinó la salida del Reino Unido de la Unión Europea, ha salido ileso de un accidente de tráfico, un cáncer de testículos y la caída de la avioneta que llevaba un anuncio electoral de su partido. Este jueves, el líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), no solo salió intacto sino también victorioso del terremoto político, económico y social que generó el “Brexit”, que triunfó en las urnas tras una larga campaña liderada por él y por el exalcalde conservador de Londres, Boris Johnson. (Lea: ¿Cómo va a ser el Brexit?)

Las 17.410.742 personas (51.9% de los comicios) que votaron “Sí” al referéndum, dieron la razón al polémico político británico que durante la campaña estuvo constantemente en el ojo del huracán tanto por sus acciones como por sus declaraciones. Dijo que si una familia rumana se instalara en su vecindario se sentiría incómodo. Dijo que odia la bandera europea. Que odia el himno europeo. Que odia las instituciones. Pero lo que más le han reprochado a Farage, es que el mismo día que fue asesinada la diputada Jo Cox por un simpatizante de ultraderecha, exhibiera un cartel con una hilera de refugiados “amenazando” al Reino Unido. Pese a esto, nunca perdió apoyo. (Lea: Estos son los primeros coletazos mundiales que deja el Brexit)

Farage niega ser racista o tener algo contra los inmigrantes. No obstante, el político británico ha basado su carrera política en un fuerte sentimiento antieuropeo y antiinmigración. También ha logrado mostrar una imagen de hombre común, que sigue viviendo en Farnborough, el mismo pueblo en el que nació, y que desde hace más de 30 años es cliente frecuente del pub George & Dragon. (Lea: Líderes de la Unión Europea lamentan aprobación del Brexit)

No asistió a la universidad. Hizo carrera en el mercado financiero de Londres, y a los 30 años ya había acumulado una fortuna que le permitió llevar una vida cómoda. Cuando ingresó a la política, lo hizo en el Partido Conservador, pero su posición rabiosamente antieuropea rápidamente lo sacó de la colectividad. Entonces, Farage fundó el UKIP en 1993, y aunque es parlamentario europeo desde 1999, una de las cuentas pendientes de Farange, tras lograr el divorcio del Reino Unido y Europa, es conseguir un escaño en el Parlamento británico. (Lea: Consecuencias que tendría la Premier con la salida del Reino Unido de la UE)

El gran éxito de Farage fue aprovechar la división entre la clase dirigente y el pueblo. El referirse como el "establishment" británico a los conservadores del primer ministro británico, David Cameron, y la oposición laborista, provocó un fraccionamiento entre dicho “establishment” y los votantes, con lo cual llevó la campaña del “Brexit” a su terreno, con el resultado ya conocido. (Lea: Cameron dimite tras victoria del Brexit en Reino Unido)

Ahora Farage, sin mucha preocupación por ser políticamente correcto, tiene la responsabilidad de ser la cara de los antieuropeistas. De hecho, ya pidió la formación de un gobierno pro-Brexit, y ya dio su primer paso en falso al asegurar que "cometió un error" prometiendo que la salida del Reino Unido de la Unión Europea proporcionaría 350 millones de libras a la semana al Servicio Nacional de Salud, debido a que ya no tendría que atender a miles de extranjeros.

Farage es el rostro de un hecho sin precedentes para la historia de Europa y será su misión demostrar que está a la altura de ese rol político o, en cambio, perder por primera vez en su extraña y exitosa carrera.