Niño colombiano le quitó la silla al papa Francisco